pan am 103

pan am 103

sábado, 9 de abril de 2011

FALLOS EN EL CONTROL AEREO: EL DIA EN QUE CASI CHOCAN EN EL AIRE LOS VUELOS 907 Y 958 DE JAPAN AIRLINES.


Un control aereo es eso, un control, sus operadores deben estar completamente compenetrados en el trabajo asignado y saber que lo que ven en sus pantallas de radar no son sólo puntos, son vidas humanas las que allí están representadas.


El siguiente incidente pasó en Japón, y fué duramente criticado por la forma en que se dieron las cosas y por quiénes estaban a cargo ese día, conozcan el casi choque entre los vuelos 907 y 958 de Japan Airlines.


31 de Enero de 2001, apenas estaban en Año Nuevo y estuvo a punto de darse la que pudo haber sido la tragedia aerea mas grande de todos lo tiempos (sin meter a los ataques del 11 de Septiembre de 2001 por la sencilla razon de que esos fueron ataques deliberados) en los cielos de Japon, cuando dos grandes aviones de la Japan Airlines estuvieron tan cerca uno de otro, que literalmente se rozaron, 677 vidas estuvieron en peligro de muerte.


Ese dia en el aeropuerto internacional de Haneda, en Tokio, un Boeing 747-446D con matricula JA8904 (imagen de arriba) estaba cargando a 411 pasajeros y 13 sobrecargos, a los mandos estaba el experimentado capitan Makoto Watanabe de 40 años de edad y dos tripulantes mas en la cabina, se disponian a cubrir un vuelo doméstico hacia el aeropuerto internacional de Naha, en la isla de Okinawa que pertenece a la prefectura del mismo nombre, era el vuelo 907 de Japan Airlines.


El avion despega para cumplir su ruta, pero nadie de los 427 que viajaban a bordo sabian que estaban por vivir una de las experiencias mas horrorizantes de un vuelo comercial... y eso no estaba incluido en el paquete.



Mientras el 747 se dirigia a Okinawa, un DC-10-40D con matricula JA8546 tambien de Japan Airlines (imagen a la izquierda) habia partido del aeropuerto internacional de Gimhae, en Pusán, Corea del Sur., con rumbo al aeropuerto internacional de Narita, en Tokio, Japón., ese avion cubria el vuelo 958, al frente estaba el capitan Tatsuyuki Akazawa, llevaba 237 pasajeros, 10 sobrecargos y sus dos auxiliares en cabina, su vuelo era rutinario y sabia que en determinado momento se tenia que cruzar con la ruta del vuelo 907, asi que debia cuidar la altura para tener un margen de seguridad y evitar una eventualidad desagradable.


Akazawa no lo sabia, pero el dia se le iba a complicar...


En la torre del Centro de Control de Tokio ese dia habia un aprendiz de controlador aereo, algo inaudito para la responsabilidad que ese trabajo entraña, se trataba de Hideki Hachitani de solo 26 años de edad, vigilaba su trabajo el supervisor de controladores Yasuko Momii, quien dió a Hachitani la responsabilidad de trabajar con 12 vuelos incluyendo a los de la Japan Airlines 907 y 958, el joven no sabia en lo que se estaba metiendo, y al parecer tampoco lo sabia el supervisor Momii.


El capitan Akazawa del vuelo 958 habia recibido un mensaje de su sistema TCAS (Traffic Collision Avoidance System o sistema de control anti-colision aerea) en el sentido que debia descender para evitar la ruta del vuelo 907, ya lo esperaba, asi que se dispuso a descender y dejar margen de seguridad, entre tanto en la torre de Tokio, Hachitani no vió los datos que el radar le mandaba del vuelo 958 y ordenó al capitan Watanabe del vuelo 907 que hiciera descenso para evitar precisamente al vuelo 958.



Ambas naves estaban descendiendo, y el TCAS del vuelo 907 alertó a Watanabe de que estaban en curso de colision, y pidió instrucciones, pero el joven controlador aereo no supo interpretar lo que el capitan le pedia, y tanto el 747 como el DC-10 se acercaban mas y mas.


Los pasajeros de ambos vuelos estaban entre tanto disfrutando de la atencion de los sobrecargos sin imaginar lo que estaba por suceder, en la cabina del vuelo 958 el sistema TCAS volvió a dar alerta de choque y el capitan Akazawa pide instrucciones a Hachitani, este le responde que se mantenga en descenso, lo cual caia en contradiccion a lo que le habia ordenado al capitan Watanabe a quien tambien le pidio descenso, pero el supervisor Momii se dio cuenta de lo que estaba pasando y de inmediato ordenó al capitan Watanabe que subiera de inmediato al ver que iba a haber colision, pero en la desesperacion del momento ordenó mal y dio instruccion al vuelo 957 que no existia, se habia confundido de numero.


El TCAS del DC-10 ordenaba que ascendieran, asi que el capitan Akazawa ordenó mantener la nave nivelada y esperaria a ver que sucedia, entre tanto el TCAS del vuelo 907 ordenó descenso y el capitan Watanabe empezó a hacer la maniobra, aquello resultó providencial.


A solo unos segundos del inmimente impacto las dos imensas naves se vieron casi frente a frente y el capitan Watanabe hizo una maniobra de descenso muy brusca, entró en picada y por apenas 60 metros libró al pesado DC-10 que se le echaba encima, la maniobra sin embargo se tradujo en muchos lesionados que salieron volando de sus asientos y se estrellaron en el techo del 747, todos los sobrecargos tambien se lesionaron por que estaban de pie atendiendo a los pasajeros al momento de la maniobra, ambos aviones pasaron tan cerca uno de otro que un pasajero del 747 dijo haber visto la sombra del DC-10 cubrir al 747, recuerda haber pensado "oh por Dios, vamos a colisionar...".



Cerca de alli estaba tambien un avion de la American Airlines que cubria el vuelo 157 de Dallas-Fort Worth a Osaka, Japón., los pilotos tenian buena visibilidad y observaron incrédulos como ambas naves niponas estuvieron a punto de chocar, y de inmediato se comunicaron al control de Tokio para dar parte del incidente.


Como el capitan del DC-10 no hizo maniobras bruscas durante el conato de colision no hubo heridos y siguió su ruta, no asi el 747 que debió regresar al aeropuerto de Haneda dado los numerosos lesionados que habian a bordo, se contabilizaron 100 heridos, 9 de ellos de gravedad dada la violencia con que fueron arrojados al techo y que fueron lastimados por el golpe y por los carritos de comida que en ese momento estaban en los pasillos.


Luego de la evacuacion de heridos la Japan Airlines hizo una investigacion interna de los acontecimientos, al mismo tiempo presentó una disculpa publica a los pasajeros de ambos vuelos por haberlos puesto en situacion de peligro, pero faltaba mas.


La Organizacion de Aviacion Civil Internacional (ICAO por sus siglas en ingles de International Civil Aviation Organization), dependencia de la ONU, se hizo cargo de la averiguacion, habia que llegar al fondo de todo esto y no tardaron en saber que en el control aereo de Tokio habia un aprendiz de controlador aereo encargado al momento del incidente de unos 12 vuelos ademas de los 907 y 958 de Japan Airlines, si tomamos en cuenta que cada avion llevase en promedio unas 250 personas, estariamos hablando de que a ese jovencito de solo 26 años de edad le habian encargado la vida de al menos unas 3000 personas... pero en Japón los aviones no llevan nada mas 250 personas, llevan mas, asi que imaginen el tamaño de la responsabilidad.



El supervisor Yasuko Momii tambien fue citado para que explicara por qué el error de tratar de dirigirse al vuelo 907 como 957, avergonzado, Momii dijo que efectivamente al ver el conflicto aereo que a Hideki Hachitani se le habia presentado trató de enmendarlo, pero acabó empeorandolo mas.


Los capitanes Makoto Watanabe y Tatsuyuki Akazawa fueron citados a declarar y alli explicaron que pese a que los sistemas TCAS les habian advertido de que estaban en ruta de colision decidieron hacer caso de las instrucciones del control aereo de Tokio, pues al parecer no existen protocolos que les permitan confiar a plenitud en los sistemas TCAS y preferian seguir las instrucciones de los controladores.


El Ministerio de Tierras, Infraestructura y Transportes de Japón junto con la Policia Metropolitana de Tokio hicieron sus investigaciones y acabaron por repartir las culpas entre el capitan del vuelo 907 Makoto Watanabe, el aprendiz Hideki Hachitani y el supervisor de controladores Yasuko Momii, estos dos ultimos apelaron de ese veredicto y declararon que los pilotos de ambos vuelos deberian asumir su parte de responsabilidad en el incidente, el capitan Tatsuyuki Akazawa del vuelo 958 no fue hallado culpable.


Finalmente el 11 de Abril de 2008 a Hachitani se le condenó a un año de prision y al supervisor Momii a un año seis meses de encierro por el cargo de negligencia profesional, ambas sentencias sin embargo estan en suspenso por tres años y a los dos se les tiene en libertad provisional.


Japan Airlines acabó pagando unos $82.4 millones de yenes por concepto de indemnizaciones a los afectados por los vuelos 907 y 958.


Las dos aeronaves involucradas en el incidente aun prestan servicios para la Japan Airlines.







Fuentes:

---Wikipedia, La Enciclopedia Libre. (version en ingles)

---ABC News.

---The Japan Times Online.

---BBC News.






Imagenes:

---Recreacion de cómo el 747 hace la maniobra para pasar debajo del DC-10, tomado de Wikipedia, La Enciclopedia Libre. (version en ingles)

---Fotografias de una mujer herida y de la inspeccion de daños al 747, mapa del sitio del incidente, tomado de BBC News.

---Boeing 747-446D matricula JA8904 y McDonnel Douglas DC-10-40D matricula JA8546, ambos de Japan Airlines involucrados en el incidente y aún en servicio activo, tomados de http://www.airliners.net/

3 comentarios:

  1. Dios que horror debio ser eso, al menos no paso de un susto pero pues lamentablemente acabo ocurriendo en otra parte del mundo

    ResponderEliminar
  2. No pude creer, que suerte!!!!!!! eso fue increible, mis areonaves favoritas casi colisionan, que terrible hubiera sido si pasaba a mayores, que destreza del piloto. Mucha suerte, ahora aprenderan a no dar 12 vuelos a cargo de un controlador en estado de entrenamiento, una negligencia de primera categoria, suerte que no le encerraron por mas tiempo tras las rejas porque 12 vuelos para alguien que esta en etapa de entrenamiento es algo sumamente peligroso, vaya negligencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión los aprendices para ATC deberían empezar en un aeropuerto con menor tráfico o con un número muy pequeño de aeronaves.

      Eliminar