pan am 103

pan am 103

domingo, 27 de noviembre de 2011

HISTORIAS DE GUERRA: EL DERRIBO DEL "SUNBONNET KING" DE 1952.



La llamada Guerra Fría tuvo muchos, muchísimos episodios de roces muy graves entre Occidente y la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), y varios de estos roces eran contra los Estados Unidos que siempre trataban de ver qué hacían los soviéticos para mantener el avance del comunismo en el mundo, y que los norteamericanos trataban de evitar a toda costa.


Las guerras de Corea y Vietnam fueron fundamentales para este roce constante, y en esta ocasión hago remembranza de un episodio que leí en la revista Reader's Digest en español acerca de un aparato estadounidente que fué derribado por los soviéticos, esta historia es la primera que hago de su tipo, y es muy interesante y conmovedora a la vez porque supone el regreso a casa de los restos de al menos un piloto estadounidense a quien se dió por perdido desde hacía décadas.


Hoy con la magia del internet he recogido aquí y allá esos pedazos del espisodio entre dos familias, una rusa, la otra norteamericana, unidas en el hallazgo de los restos de un piloto perdido y encontrado.


Conozcan pues el episodio del derribo del Boeing B-29 Superfortress cuyo nombre de batalla era el Sunbonnet King de 1952.


Estamos en pleno desarrollo de la llamada Guerra de Corea que costó a los coreanos ser partidos en su país por el palalelo 38 para dejarla convertida en las actuales Corea del Norte de régimen comunista y Corea del Sur de régimen capitalista democrática, hay actividad militar en ambos bandos, de parte de Corea del Sur estaba la Organización de las Naciones Unidas (ONU) encabezadas por los Estados Unidos apoyando a los sudcoreanos, y por la del Norte apoyaba la inmensa República Popular de China con apoyo logístico de la Unión Soviética.


A resultas del final de la II Guerra Mundial en el Pacífico los Estados Unidos habían firmado un tratado con Japón en 1952 para mantener la paz en la región, y esto conllevaba el que los norteamericanos podrían usar espacio aereo japonés siempre que se les avisara, y esto se hacía siempre bajo la mirada de los soviéticos que mantenían una férrea vigilancia en las Islas Kuriles del Sur que era territorio soviético (hoy le pertenece a Rusia) cercanas a la isla japonea de Hokkaido, y cada vez que los norteamerinanos levantaban el vuelo los soviéticos hacían otro tanto para vigilar a esas aeronaves occidentales, simpre había la sospecha de que los estadounidenses apoyando a Japón podrían atacar a los soviéticos no tánto por el conflicto de la Guerra de Corea sino mas bien por el diferendo territorial que sobre las Kuriles tenían con Japón.




En fin, estamos en espacio aereo de las Islas Kuriles del Sur cercanas a Japón, la fecha es el 7 de Octubre de 1952, una aeronave clásica de la II Guerra Mundial sobrevuela esa región, no trae armas a bordo, según las fuentes este aparato estaba en una misión de reconocimiento aereo, sus tripulantes estaban tomando fotografías de las Islas Kuriles.


El aparato en el que se desplazaban era el Boeing B-29 Superfortress, aparato tetramotor de hélice de pistón, muy valorado en la II Guerra Mundial como bombardero sobre todo en las actividades del Pacífico, tras el final del conflicto se siguió usando ahora para labores de reconocimiento aereo e incluso como cisterna voladora, es uno de los aparatos mas reconocibles de la Fuerza Aerea de los Estados Unidos de ésa época, de hecho el aparato mas famoso de ese tipo es el Enola Gay que lanzó sobre Hiroshima la primera bomba atómica de la historia un 6 de Agosto de 1945 y que supuso el finál de la II Guerra Mundial tras otra bomba atómica lanzada desde otro B-29 llamado Bockscar, esto último lo saben muy pocos.


La tripulación de este aparato cuya serie en la Fuerza Aerea de los Estados Unidos era la 44-61815 (otra fuente lo identifica como serie 44-61S15) perteneciente al 91 ª Escuadrón de Reconocimiento Estratégico y bautizado como Sunbonnet King estaba conformada en cabina de mandos por:


---Capitan Eugene Minot Enirlish, comandante de la aronave.
---Copiloto y Teniente Segundo Eufiene Brock.
---Navegante y Teniente Primero John Robertson Dunham.


Además habían otros tripulantes, estos eran:


---Sargento Samuel Albion Colgan.
---Sargento John Arthur Hirsch.
---Artillero de Primera Clase Thomas Gerald Shipii.
---Artillero de Segunda Clase Fred Grady Kendrick.
---Y finalmente el Artillero de Segunda Clase Frank Eugene Neail.


Todos ellos habían despegado de la Base Aerea de los Estados Unidos en la isla de Honshu para, supuestamente hacer un reconocimiento aereo sobre a isla de Hokkaido en Japón y luego regresar a la base sin incidentes, pero de alguna manera se metieron a las Islas Kuriles que eran territorio soviético y empezaron a tomar fotografías de reconocimiento.


Esto desde luego fué captado por los siempre efectivos radares soviéticos cuyos comandantes lanzaron aviones para interceptar a ese vuelo, dos cazas de hélice de pistón Lavochkin La-11 salieron al encuentro del Sunbonnet King y atacarlo, se pusieron a distancia de tiro y esperaron ordenes...




Entre tanto en la seccion de artilleria de la popa uno de los tripulantes (nunca se supo quién) vió la llegada de los La-11, avisó por el sistema de intercomunicación a la cabina de que tenían compañía hostíl, los pilotos se miraron, no tenían municiones en caso de que a los soviéticos se les ocurriera disparar, ¿qué iban a hacer, huir o qué?.


No pudieron decidir, una ráfaga de fuego graneado de las ametralladoras Nudelman-Suranov NS-23 de calibre .23 de los La-11 los sacudió, el ala izquierda se empezó a incendiar, los pilotos estadounidenses mandaron las coordenadas en caso de que tuvieran que irse al agua, pero no pudieron confirmar si su mensaje les llegó a quienes tenían que escucharlo, tras esto otra descarga feroz de los soviéticos los alcanzó en la sección de cola, el B-29 ardía en llamas, y estaban perdiendo altitud, se iban a morir.


En el mar, desde un buque de la Guardia Marítima Fronteriza de la Unión Soviética uno de sus tripulantes, Vasily Saiko que entonces ostentaba el grado de sargento veía la encarnizada persecusión de los cazas sobre el enorme bombardero americano, lo vieron caer en esas inmisericordes aguas heladas y encrespadas de las Kuriles, entonces él y otros dos hombres recibieron ordenes del comandante del buque para buscar sobrevivientes del avion caído.


Una lancha de rescate fué botada y Saiko junto a sus camaradas llegaron a la zona del desplome, hallaron pocos restos, no veían ningún hombre flotar, hasta que hallaron un paracaídas a medio sumergir, lo jalaron y se llevaron una cruenta sorpresa, el hombre atado a ese arnés estaba sin rostro, la parte superior de su cabeza no estaba, no se le veía alguna identificación posible, lo subieron a la lancha y siguieron buscando hasta que se convencieron de que ese era el único cuerpo hallado en alta mar, regresaron al buque y una vez allí envolvieron el cuerpo en lona.


Llegando a puerto en la isla de Yuri se le ordena a Saiko que esperara a un destacamento que recogería el cuerpo para enterrarlo, y allí se quedó en el muelle sólo junto al cadáver del norteamericano desconocido, se sentó, miró el cuerpo envuelto en lona, y no dejaba de pensar: ése hombre debe tener familia, esposa, hijos... Saiko era soltero entonces, pensó un poco más, y entonces movido por un impulso hizo algo que jamás creyó hacer.


Desenvuelve el cuerpo, examinó sus manos, sintió que tenía un anillo grande y se lo quitó, lo sopesó, debía ser de oro por el peso que tenía, miró el grabado pero nó lo entendió, y entonces se lo guardó en un bolsillo, casi de inmediato se arrepintió de quitarle el anillo a un muerto, si alguien de la KGB o de la Armada se enteraba que tenía algo valioso Saiko iría a la cárcel, pero pensó que si era necesario tiraría ese anillo al mar si empeoraban las cosas.


Afortunadamente para él llegó el destacamento y se llevó el cuerpo sin hacer preguntas, Saiko regresó a su buque tocando de tanto en tanto su bolsillo para asegurarse de que el anillo aún estaba allí...


En el otro lado del Océano Pacífico, en Estados Unidos, una mujer, Mary Dunham, esposa del navegante y teniente John Dunham acababa de acostar a la hija de ambos, Suzanne de apenas seis semanas de nacida, se hallaba en casa de su suegra a pasar unos días y tocaron a la puerta, abrió, eran dos oficiales de la Fuerza Aerea, preguntaron, luego le entregaron un telegrama que decía mas o menos así: con profundo pesar le informo que su esposo desapareció en vuelo. Se está llevando a cabo una intensa búsqueda... nó siguió leyendo, las lágrimas se lo impedían.


Los oficiales le seguían hablando pero Mary estaba como ausente, todo pasaba como en cámara lenta, había conocido a su esposo desde los 17 años, lo acompañó en la ceremonia de entrega de anillos de la Academia Militar de Anápolis, Maryland., se casaron en 1950 el día mismo de la graduación de John, y en Mayo de 1952 él se fué a servicio al Pacífico junto a los demás hombres, ella estaba embarazada entonces, él le dijo que estaría en casa para Noviembre y así conocer al hijo que ella llevaba en el vientre.


En la Unión Soviética Vasily Saiko fué retirado del servicio de guardias marinos fronterizos con honores, se casó y se fué a radicar a Rostov del Don a orillas del río Don y se volvió capitan de un barco fluvial, durante todos esos años que vivió allí jamás dejó de sentir ese anillo en su bolsillo, no dejaba de pensar en el hombre que rescató aquella noche en el mar de las Kuriles.


Mary no dejaba de recibir cartas y telegramas acerca de que a su esposo y a los demás tripulantes del Sunbonnet King se les seguía buscando y que yá se sabía que las autoridades de la URSS reconocían que hubo una incursión aerea la noche de la desaparición de Dunham, pero no reconocían que hubieran hallado a nadie vivo, luego de un año llegó otro de esos telegramas, decía que el sitio del derribo ocurrió en un lugar donde quizá hubieran hallado sobrevivientes, ella se sobresaltó, ¿qué le podrían hacer los soviéticos a su esposo?, estaría encerrado seguramente pasandola muy mal, herido, sólo.


Tres años después le dijeron a Mary que no tenía caso suponer que su esposo estuviese con vida, sus familiares y amigos supieron de esto y le pidieron que tratara de rehacer su vida, ella lo intentó pero no dejaba de pensar en su esposo, en el hecho de que su hija Suzanne crecía sin tener padre...


Pasaron los años, en la URSS Vasily Saiko seguía trabajando en barcos fluviales, en 1987 tuvo un impulso, platicó con un compañero de trabajo acerca de su pasado militar y lo que vió esa noche, tras esto le mostró aquél anillo, al otro hombre le brillaron los ojos y le dijo: te lo cambio por mi auto Volga blanco, Saiko le dijo que lo pensaría, llegó a su casa y le contó a su esposa Liuba de eso, ella sabía la historia de cómo su esposo tenía ese anillo y lo detuvo con firmeza diciendole: nó, ese anillo es de la familia de ese hombre, algún día hallarás la forma de devolverlo...


Saiko se avergonzó, había aguantado la tentación de vender ese anillo durante años cuando vivió malos tiempos, y ahora tenía la oportunidad de poser un buen auto, pero su esposa lo regresó a la sensatéz, efectivamente, el siempre soñó con devolver ese anillo a sus legítimos dueños, pero, ¿cómo?.


En Estados Unidos Mary había visto crecer a su hija hasta verla convertida en mujer de éxito y casada, ella a su vez se había vuelto a casar tras lograr que su hija estuviera bien, y no dejaba de pensar en el destino de John, se unió a los familiares de los otros tripulantes desaparecidos, investigaron, en 1992 el gobierno soviético reconoció que ninguno de los tripulantes del Sunbonnet King había sobrevivido, para ella era una respuesta a medias, alguien tenía que saber algo mas, pero, ¿quién?.


Llegó 1993, el final de ese año trajo cambios importantes políticamente hablando, la URSS desaparecía como nación, llegaba una nueva era, la llamada Federación de Estados Independientes y posteriormente la República Rusa, Vasily y Liuba Saiko miraban el televisor un programa en donde hablaban de la creación de una comisión de investigación de los desaparecidos y prisioneros de guerra estadounidenses, pedían la ayuda de los televidentes y dieron un número telefónico, Liuba copió ese núnero y se lo dió a su esposo diciendole: Vasily, llegó la hora de llevar ese anillo a Moscú.


Ambos llamaron al número y dijeron lo que sabían de esa noche de Octubre de 1952, sobre el rescate y cómo es que tenían ese anillo, les pidieron ir a Moscú cuanto antes.


Vasily subió al tren para ir a Moscú, era un viaje largo de casi 24 horas y se aseguró de que ese anillo estuviera seguro, llegando a Moscú se presentó ante la comisión binacional ruso-estadounidense y contó todo lo de esa noche, tras esto mostró aquél anillo que lo trajo hasta ese momento crucial, a la mañana siguuiente Saiko entregó formalmente el anillo al ex-embajador estadounidense Malcom Toon quien se comprometió a entregar el anillo a la familia de Dunham.


7 de Diciembre de 1993, seis de la mañana, suena el teléfono de casa de la señora Mary Dunham-Nichols, soñolienta contesta la llamada, al otro lado de la línea desde Moscú llamaba una mujer desde la embajada estadounidense en Rusia y le dijo que habían recibido el anillo de su desaparecido esposo, ella se sobresaltó, empezó a llorar, agradeció la llamada, cuelga, vuelve a marcar, ahora llama a su hija Suzanne, le dice esto: Dios mío, han pasado 41 años, ¿qué significa esto?, y su hija le responde: significa que la espera ha terminado...


Poco tiempo después en una ceremonia en el Pentágono le entregaron el anillo, ella le dijo a su hija en baja voz: tantos años de negación, de incertidumbre, y de pronto llegó alguien que con esto borra toda esa incertidumbre...


Mary sólo tenía dos peticiones más, hallar los restos de John para darles cristiana sepultura y agradecer a quienes hicieron posible esto, ambos deseos se le concedieron, en la nueva Rusia Vasily Saiko logró localizar el lugar en donde sepultaron al piloto desconocido, llevaron esos restos a casa, por fín estaría con los suyos, y con ellos estaban Vasily y su esposa Liuba para atestiguar.


Un día de Julio de 1995, en la misma iglesia que vió el bautismo de John Dunham, Mary por fin pudo conocer a Vasily y a su esposa, los abrazó emocionada y dijo que todos estos años me sentí muy sola, segura de que a nadie le importaba, pero todo ese tiempo este hombre y su mujer, al otro lado del mundo, pensaron en nosotros y guardaron este precioso símbolo de mi esposo


Durante la ceremonia la hija Suzanne habló ante la concurrencia, dijo: lo perdimos hace 43 años, estaba desaparecido, lo cual no es lo mismo que estar muerto, los muertos regresan a nosotros cuando los evocamos contando su historia, pero nadie cuenta historias de desaparecidos; sería una especie de traición, en su breve vida se hizo entrañable para muchos, y los lazos de amistad y de recuerdo que tejió son lo que nos ha reunido aquí esta noche, amó profundamente, y a cambio recibió un inmenso amor.


A la mañana siguiente en el Cementerio Nacional de Arlington, en Virginia se le iba a dar sepultura con todos los honores militares, una carroza con elegantes caballos llegó con el ataúd de John Dunham, allí estaban Mary con su segundo esposo, su hija Suzanne con su esposo y sus dos hijos, detrás estaban Vasily y Liuba, llenos de orgullo de traer a casa al hombre perdido, el capellán inicia su panegírico y entonces...


Un retumbar se escucha haciendo que más de uno levante la vista, son los 8 poderosos motores Pratt & Whitney TF33-P-3/103 Turbofan de un imponente bombardero B-52 que hace el saludo de hombre perdido en acción, lentamente desaparece para luego la escolta de honor hacer las cásicas descargas de fusilería y luego el toque de silencio de la corneta, Mary abraza a sus nietos, el Teniente Primero John Robertson Dunham por fín descansaba en paz...







Fuentes:

---El Poder de la Palabra.

---www.silent-warriors.com

---www.ebookread.com

---Wikipedia, La Enciclopedia Libre versiones en español e ingles.







Imagenes:

---Bombardero Boeing B-29 Superfortress similar al derribado, tomado de www.flightsim.com

---Islas Kuriles vistas desde el espacio, tomado de Wikipedia, La Enciclopedia Libre version en español.

---Avion caza Lavochkin La-11 similar al que derribó al Sunbonnet King en 1952, tomado de Taringa!.

7 comentarios:

  1. Jorge, una pregunta....apenas tengo 15 años y quisiera ayudarte a hacerte la información de algunos accidentes. Yo te mando el informe que hice a tu hotmail para ver si te gusta como los redacto....mandame de lo que piensas de esta idea a mi email que es rubencitodeleon6@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola, no sabes las causas del accidente de avión de richi valentz ?....es una peli clasica en México "la Bamba" y en la peli el le tenia miedo a los aviones y curiosamente la noche del accidente el gano un volado donde el premio fue irse en el avión que se estrello.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Chécate el índice de la izquierda, la etiqueta de "El día en que murió la música", allí está lo que buscas.

    ResponderEliminar
  4. estimado jorge, te felicito por las historias de los accidentes aereos, son excelentes...puedes investigar por favor el accidente del vuelo de tame que se estrelló en el cerro el cable de bogotá en abril de 1998, aquí en ecuador nunca supimos las verdaderas causas, sin embargo en colombia se dijo que era un error fatal del piloto...me interesa este accidente ya que en e´l fallecio una amiga de colegio...respecto al vuelo de tame que se esttrelló en cuenca en 1983 te comento que el piloto era un ex comandante general de la FAE de apellido naranjo y el copiloto de apellido sommerfeld...el piloto por ser general lo ascendiero al rango de capitán de nave sin tener la experiencia necesaria, en ese vuelo por las grabaciones de voz pregunta todas las condiciones del vuelo al copiloto que tenía mayor experiencia en este tipo de nave...no sé pero he escuchado rumores que lo mismo pudo haber pasado con el vuelo de tame que se estrelló en bogotá en 1998...muchas gracias por tu atención y sigue adelante con tu blog es super.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mabel por entrar a este espacio, de hecho tengo pendiente uno de TAME ocurrido en 1983, checaré este que me estás mandando para darle vida a este caso y poderlo poner en este espacio, un abrazo y feliz 2012.

    ResponderEliminar
  6. Esta historia pareciera sacada de una película de guerra pero es real, personas como Vasily y Liuba son pocas, y más en aquél periodo, se interesaron por un extraño de un bando opuesto y de su familia para decir "Encontré a su esposo y tengo su anillo y quiero devolvérselo" es un gran acto humanista.

    ResponderEliminar
  7. ETOPS, no me canso de leer esta historia y cada vez que lo hago mi mente divaga como en una vieja pelicula de la Guerra Fria.
    Gracias de nuevo por tan grandes lecturas.
    Un abrazo

    Arpia.

    ResponderEliminar