pan am 103

pan am 103

sábado, 16 de junio de 2012

EXPLOSION EN EL MOTOR Y FALLOS DE MANTENIMIENTO: EL CASO DEL VUELO 529 DE ATLANTIC SOUTHEAST AIRLINES.



El mantenimiento de un avion es algo delicado, todas y cada una de sus piezas deben ser examinadas a conciencia, y un punto que debe ser muy importante es el exámen de los motores.


Por eso los ingenieros de mantenimiento deben ser muy profesionales al escudriñar todas y cada una de las piezas de un motor, si algo llega a ser pasado por alto las consecuencias pueden llegar ser trágicas.


Hoy vamos a ver cómo una situación en un motor que no llegó a ser detectado a tiempo ocasionó que un aparato para vuelos regionales cayera a tierra, es el caso del vuelo 529 de Atlantic Southeast Airlines (ASA).


Estamos en el aeropuerto internacional William B. Hartsfield de Atlanta, Georgia, Estados Unidos., la fecha es el 21 de Agosto de 1995, entre todos los aparatos que llegan y salen hay uno de una aerolínea regional.


Se trata de un aparato de fabricación brasileña, un Embraer 120ER Brasilia matricula N256AS que trabaja para la Atlantic Southeast Airlines conocida por sus siglas ASA, está por realizar el vuelo 529 con destino al aeropuerto internacional Gulfport-Biloxi de Gulfport, Misisipí., abordan 26 pasajeros que irán atendidos por una sobrecargo llamada Robin Fech, al frente de los mandos van el capitan Ed Gannaway y como primer oficial va Matt Warmerdam, ambos llevan la lista previa a cada despegue y una vez concluida esta formalidad piden autorización para ir a pistas, yá allí checan la configuración para despegue y esperan órdenes para partir, a las 12:23 hora locál.


Durante los primeros minutos todo vá de acuerdo a lo esperado, las comunicaciones con el control terrestre son las rutinarias, el aparato hace ascenso a unos 18100 pies (mas de 5500 metros) tenían unos 10 minutos en el aire y entonces ocurrió, uno de los motores explotó con un sonido que el primer oficial Warmerdam describió como de alguien que usa un bat de béisbol y golpea un cubo de basura de aluminio, el motor 1 que vá en el lado izquierdo se había sacudido con violencia quedando totalmente expuesto y las hélices se habían deformado, literalmente se había salido de sus soportes.


El capitan Gannaway llamó a control terrestre de Atlanta mencionando la explosión del motor 1 y que deben regresar de inmediato, tras el aviso los pilotos tratan de ver cómo lograróan hacer aterrizar al aparato sin tener mas daños, los modelos Embraer tienen capacidád de volar con un solo motor pero a causa del tipo de daño recibido y de cómo quedó deformado el motor estaba imponiendo una resistencia al aire que era mas de lo que podía soportar el aparato, los pilotos calcularon, se dieron cuenta que no llegarían a Atlanta.


En Atlanta recibieron el mensaje desesperado de que no iban a poder llegar a salvo por el daño que tenían y el vuelo 529 estaba requiriendo otras opciones, se les menciona que en ese momento estaban en rango de llegada al aeropuerto regional de West Georgia en el condado de Carroll, el capitan Gannaway estaba demasiado ocupado tratando de hacer que el aparato quedase nivelado (se le iba a la izquierda) que nunca se le ocurrió ver por su ventana el motor de ese lado, mas bien estaba contrariado de que había puesto las hélices en posición de bandera para evitar la resistencia al aire y aún así estaban cayendo y vibrando demasiado.


En cabina de pasajeros la aeromoza Robin Fetch se sobresaltó al momento de la explosión, se acercó a las ventanillas del lado izquierdo y las empezó a cerrar, antes de cerrar una que mostraba el motor de ese lado ella vió cómo había quedado dañado, se le fué el color del rostro, pero siguió cerrando las ventanillas y luego empezó a mostrar los procedimientos de aterrizaje forzoso a los pasajeros.


Las alarmas sonaban constantemente y llegó un momento en que el capitan las apaga, en otro momento logran controlar el manejo del aparato y el capitan se comunica con la aeromoza para pedirle que diga a los pasajeros que iban a tener que hacer aterrizaje de emergencia, ella se dió por enterada, pero al hacer esto cometió un grave error de apreciación, todo el tiempo creyó que los pilotos sabían de los daños que ella había visto en el motor, jamás le cruzó por la mente que ninguno de los pilotos habían visto qué había pasado.


Tras varios minutos de lucha y de intentar descifrar qué le decían sus instrumentos el capitan Gannaway por fin se dió tiempo para echar un vistazo al motor dañado, se sorprendió, estaba colgado, y para colmo estaban volando entre nubes, no podía ver nada, ¿hacia dónde estaba el aeropuerto de West Georgia?.


Allá abajo estaba un poblado pequeño, Burwell, en el condado de Carroll cercano a la ciudad del mismo nombre, sus vecinos se conocen entre sí y por lo demás todo es paz y tranquilidád campirana, entre tanto allá arriba el aparato seguía cayendo, ya habían dejado el manto de nubes y lo único que veían era campo y más campo, ni señales del aeropuerto de West Georgia no se veía por ninguna parte, los pilotos se sorprendieron y en un momento lo comprendieron todo: tenían que aterrizar en campo abierto y sin posibilidád de ayuda cercana.


Se ordena a todo el mundo ponerse en posición de choque, el aparato empieza a golpear las ramas de los árboles con el ala izquierda y pronto aporrea el suelo, se deslizan y luego de saltar en un talúd de tierra cae de nuevo y se parte en dos, luego todo quedó en silencio.




Tras el pasmo inicial empiezan todos a moverse lentamente en sus lugares y pronto algunos salen al exterior, algunos vecinos que oyeron el ruido de los motores del aparato se acercan y tratan de ayudarles, y mientras tanto entre los restos del aparato unos cables que chispeaban alcanzan el combustible de las alas destrozadas y se incendia, empezaba otro infierno, uno más grande.


Dentro de la cabina de mandos el primer oficial Warmerdam se recobró, empezó a sentir que algo olía a quemado, no tuvo que adivinarlo, estaba lesionado gravemente de un brazo entre otras heridas, el capitan Gannaway no respondía a sus llamados, Warmerdam trató de no pensar en eso, podría estar muerto o solo inconsciente, pero tenía que salir de allí, tomó una pequeña hacha y empezó a golpear el parabrisas, pero era como intentar derribar un muro de hormigón, el parabrisas era mas resistente que uno de uso común.


Uno de los pasajeros sobrevivientes, David McCorkell, se acercó a la cabina, había escuchado gritar al primer oficial, apenas había podido abrir un hueco pequeño, por allí le pasó el hacha a McCorkell y le pidió que lo ayudara a salir de allí, McCorkell empezó a golpear el parabrisas y trató de hacer el hoyo mas grande para ayudar a Warmerdam pero una brusca llamarada lo alejó de allí ante en terror de Warmerdam que gritaba que se estaba quemando, venciendo el pánico McCorkell regresó y de alguna forma logró sacar al primer oficial de ese infierno, en tanto las sirenas de los servicios de rescate sonaban cada vez mas cerca.


El jefe de bomberos Steve Chadwick llegó a ayudar al primer oficial Warmerdam, se quejaba de dolores terribles y creyendo que no sobreviviría le dijo al bombero: dígale a mi mujer Amy que la amo... Steve Chadwick le contestó con firmeza: de ninguna manera, tú se lo dirás porque vamos a salir de aquí.


Los rescatistas lograron ayudar y llevaron a varios de los pasajeros y al primer oficial a los hospitales cercanos y algunos mas graves fueron llevados a Atlanta, todo el mundo estaban asombrado ante la emergencia, y las autoridades iniciaron las investigaciones, la National Transportation Safety Board (NTSB o Buró Nacional de Transporte y Seguridád) llegó al sitio para empezar las averigüaciones, al momento del accidente murieron 8 ocupantes del aparato incluyendo al capitan Gannaway quien de acuerdo a la autopsia estaba inconsciente tras los golpes y murió a causa del humo.


Con el pasar de los días murieron más gentes a causa de sus heridas y el totál de víctimas mortales se elevó a 9, y entre tanto se localizan las piezas clave del aparato como las grabadores de voz y de datos y especialmente los motores, de acuerdo a lo rescatado en el control terrestre que los tenía en radar el problema era un motor.


Se examinan las aspas del motor izquierdo y toman los números de serie del fabricante Hamilton Standard, y en el exámen de una aspa en particular se hallaron rastros de fatiga de metal, una cuarteadura desde dentro del aspa provocó que el resto de la hélice girara de manera dispareja provocando la destrucción del motor, y la evidencia era algo desconcertante, la fatiga era por corrosión de cloro.


A las aspas se les fabrica poniendoles un contrapeso en su interior y para que quede firme se les pone una especie de corcho empapado en cloro, pero ya habían ocurrido dos accidentes previos en este modelo de aparato Bandeirante a causa de corrosión por cloro, en ambos casos los pilotos lograron aterrizar, y este avion de ASA en particular había sido examinado antes del desastre y se había detectado algo sospechoso en esa aspa en particular, pero al pasar por mantenimiento preventivo algo salió mal.


Uno de los ingenieros de Hamilton Standard revisó esa aspa y supuestamente no halló pruebas de corrosión, y entonces pulió el interior de la misma, nunca se dió cuenta que estaba borrando una pequeñísima cuarteadura, un exámen por medio de ultrasonido nunca la iba a detectar, y de manera increíble esa aspa se le dió de alta para volver a servir en un motor, se colocó en el aparato de ASA y así quedó listo el escenario para el desastre.


Todo esto pasó por el escrutinio de la NTSB y el veredicto culpó a los ingenieros de Hamilton Standard por sus pobres estándares de mantenimiento y de revisión de daños, en cuanto a la conducta de los pilotos capitan Ed Gannaway y primer oficial Matt Warmerdam no hubo nada qué reprocharles, hicieron lo que se esperaba de ellos, la conducta de la aeromoza Robin Fech fué reconocida meritoriamente por su valor al ayudar a todos los pasajeros que pudo a salir de los restos del aparato.


Y bueno, la vida sigue su curso y los pobladores de Burwell levantaron una memorial para conmemorar a quienes fallecieron ese día, la aeromoza Robin Fech jamás se volvió a subir a un avion tras esa odisea y no quiere hablar de eso.


En tanto al primer oficial Warmerdam la The Military Fraternal Organization of Pilots (Organización Fraternal de Pilotos Militares) le otorgó una medalla por su valentía, Warmerdam debió soportar muchas operaciones para reducir sus graves quemaduras, mostró tanto coraje y optimismo en su recuperación que la The American Society of Plastic Surgeons (Asociación Estadounidense de de Cirujanos Plásticos) de otrorgó otro galardón por su optimismo en su curación y cuando regresó al aire lo hizo en el mismo modelo de aparato en el que se desplomó, un Embraer Brasilia.






Fuentes:

---Wikipedia, La Enciclopedia Libre version en inglés.

---Aviation safety Network.









Imagenes:

---Avion Embraer 120ER Brasilia similar al siniestrado, tomado de JetPhotos.net

---Restos del aparato, tomado de AirDisaster.com







Videos:

---Documental del National Geographic Channel "Mayday Catastrofes Aereas" episodio "Como un pájaro herido", tomado de Youtube.com




video
video
video
video
video







1 comentario:

  1. Me cuesta creer que un diminuto corcho haya causado esta desgracia. Es muy similar a otro vuelo que iba desde Atlanta hasta Brunswick donde perecieron sus 23 ocupantes.

    ResponderEliminar