pan am 103

pan am 103

lunes, 6 de octubre de 2014

VIENTOS MORTALES: EL CASO DEL VUELO 705 DE NORTHWEST ORIENT AIRLINES.

Boeing 720 de Northwest Orient Airlines similar al siniestrado
(Federal Aviation Administration).
Como se ha tratado antes, el clima siempre juega un papel importante en los vuelos tanto comerciales como militares, y los pilotos dependen del trabajo de las estaciones terrestres como los equipos que cuentan en sus aviones y de las informaciones meteorológicas antes de cada despegue para poder hacer un vuelo sin contratiempos y así mantener la confianza e conformidad de sus pasajeros.


Pero a veces, el mismo clima siempre le hace una mala jugada a uno, y como consecuencia, esto conlleva a incidentes graves en la aviación mundial, hasta a veces con consecuencias fatales para todos los que van a bordo.


El siguiente caso es de cómo a pesar de las informaciones a tiempo a los pilotos, una violenta tormenta derribó a una aeronave que apenas iniciaba su recorrido. Sin nada más que decir, comenzamos con el relato del vuelo 705 de Northwest Orient Airlines.


Es la tarde del 12 de Febrero de 1963, estamos en el aeropuerto internacional de Miami, que se encuentra en la ciudad costera del mismo nombre en Florida, Estados Unidos, es una tarde tranquila, pero con violentas tormentas aproximándose, en pistas para el proceso de despegue se encuentra un avión jet tetramotor de la compañía Northwest Orient Airlines que va a hacer el vuelo 705 con destino al aeropuerto internacional de Portland, esto en Oregon; haciendo escalas en el aeropuerto internacional Chicago-O’Hare, en Illinois y en los aeropuertos internacionales de Spokane y Seattle-Tacoma, ambos ubicados en Washington, era un vuelo domestico transcontinental.


El avión que iba a hacer ese vuelo era un Boeing 720-051B (derivativo acortado del famoso Boeing 707) construido en 1961 con matrícula N724US, a bordo se encuentran 35 pasajeros junto a 5 sobrecargos, a los mandos van el capitán Roy W. Almquist de 47 años, el primer oficial Robert J. Feller de 38 años y el ingeniero de vuelo Allen R. Friesen, de 29 años.

Las rutas que propusieron a los pilotos del vuelo 705
(Federal Aviation Administration).
Unos minutos antes del despegue, estos pilotos habían recibido por parte de la torre de control información actualizada sobre las condiciones climáticas que se encontrarían en la ruta del vuelo 705, las cuales anunciaban una serie de tormentas violentas, pero lo que siguió es confuso, cuando los pilotos preguntaron qué ruta convendría tomar para salir de allí, control terrestre dijo que tomaran la senda de salida hacia el sudoeste o el sudeste para evitarlas, dejando a discrecionalidád de los pilotos lo que iban a hacer de allí en adelante, una vez recibida esta información se preparan y ajustan todo lo necesario para el vuelo, cumplidas las formalidades del chequeo previo salen a pistas y esperan la autorización para el despegue.


A las 13:35 hora local, el aparato despega de la pista 27L hacia su primera escala y durante los siguientes minutos, si bien los pilotos se hallan con el mal tiempo siguen el vuelo y se guían con el radar del avión para evitar los peores lugares del mal clima, unos minutos después, a las 13:43 hora local, los pilotos piden una modificación de ruta para evitar la fuerte tormenta que veían en sus radares.
La petición es concedida, pero tres minutos más tarde...


Eran las 13:47, el jet se encontraba volando a 17, 500 pies entre nubes cargadas, cuando de pronto fue atrapado en una especie de vortices, los pilotos quedaron literalmente desarmados ante esto, no podían controlar las enormes contrafuerzas que los vientos imponían al avión, el cual subía de forma excesiva hasta llegar a los 19,000 pies, para luego caer en picada e invertido, al llegar los 10,000 pies, el aparato ya condenado comienza a desintegrarse en el aire ante el horror total de pasajeros como tripulación, hasta caer a las peligrosas áreas pantanosas de los Everglades, a unos 37 kilometros oeste-sudoeste de Miami.


Al lugar acudieron investigadores de la National Transportation Safety Board, de la policía y servicios de emergencia de Florida y algunos voluntarios conocedores de la zona, pero las 43 personas habían perecido, no había mucho que ver, dado a que los restos quedaron dispersos e irreconocibles a causa del voraz incendio que lo consumía y había pocos restos humanos enteros por el hecho que esa zona está infestada por caimanes hambrientos.

Ubicación de los restos del aparato siniestrado
(Federal Aviation Administration).
Tras mucho batallar logran ubicar las grabadoras de datos de vuelo y la de voz de cabina de mandos para que sean analizadas y determinen qué fue lo que ocasionó esa tragedia, otros investigadores se daban a la ingrata tarea de recoger los pocos restos humanos que quedaron al igual que los escombros del avión para que sean estudiados.


Mientras tanto, las investigaciones se inician para dar con las causas del siniestro, y todo apuntaba a una situación climatológica, pues antes del vuelo se les había dado información a los pilotos respecto a lo que hallarían durante el viaje, por la zona en que el vuelo 705 volaba había una serie de vórtices muy peligrosos y con vientos que literalmente pueden desestabilizar a un avión como fue el caso, de hecho se pudo comprobar que efectivamente las tormentas que se encontraban al momento del accidente eran muy violentas.


Las fuerzas a la que ese vórtice sometió al aparato eran sumamente terribles, del orden de +1.5 G y -2.8 G, el aparato no estaba hecho para resistir semejantes fuerzas y contrafuerzas, por eso los pilotos habían pedido cambio de ruta porque sintieron que algo malo podría pasar si seguían por donde iban, pero nunca supieron que los vórtices les estaban esperando en la otra ruta, hasta que fue demasiado tarde.

Investigadores reconstruyen partes del aparato
(Federal Aviation Administration). 
Otros investigadores interrogaron a los controladores de Miami quienes mencionaron que el vuelo 705 efectivamente había estado dando información sobre el mal tiempo mientras subía hacia la altitud crucero, es más, mencionaron también que unos minutos antes de la desaparición del avión las comunicaciones entre el Boeing 720 y el control de tierra se cortaron momentáneamente, posiblemente debido a la severidad de la tormenta, y que debieron comunicarse en una frecuencia secundaria, aquello fue confirmado por el grabador de voz.


También se descubre que el estabilizador del avión al momento del accidente había sido configurado a 2.5 grados hacia abajo, el cual era apropiado para esa situación de turbulencia extrema, pero al mantenerlo en esa posición durante todo el ascenso y por el hecho de las turbulencias que golpeaban el avión, hicieron que el morro del aparato subiera excesivamente hasta el punto en donde la velocidad del avión se redujo de 270 nudos a apenas 215 nudos, en otras palabras, entró en pérdida o stall.


Fue en este punto en donde el capitán se da cuenta de la situación y empuja los mandos para adelante, sin saber que la fuerte turbulencia bloquearía cualquier intento de retraer el estabilizador de la posición del morro hacia abajo y provocaría que el avión cayera en picada de forma incontrolable, condenando a todos a su muerte, se presume que el avión paso la barrera del sonido al momento de la caída y que los tripulantes, a pesar de estar expuestos a las fuerzas G negativas, trataron de salvar el avión de forma infructuosa, dadas las circunstancias y factores que se dieron, el avión experimento un fenómeno de montaña rusa.


También se especulaba que los sistemas de estabilizadores del 720 y el 707 tenían una falla desastrosa por el hecho de que podrían estar funcionando de manera errante, especialmente en condiciones climatológicas deficientes, permitiendo así la caída del infortunado aparato, esto había pasado en una ocasión, ya que el 15 de Febrero de 1961, el vuelo 548 de SABENA –un Boeing 707- se había precipitado en circunstancias casi similares mientras se preparaba a aterrizar en Checoslovaquia, esto fue rechazado de forma tajante por Boeing en este caso, explicando que el Boeing 707 habían cumplido todas las normas de fabricación e de seguridad aérea de la FAA y que sobre todo, se hicieron los correctivos necesarios para evitar estas fallas en el futuro.


Tras meses de investigación, se concluyo que a pesar de que hubo ciertos errores de pilotaje y un fallo sospechoso del sistema del estabilizador vertical del jet, el clima tormentoso era el mayor responsable de la caída del vuelo 705.


Se sabe que varios familiares de los fallecidos interpusieron varias demandas contra Boeing y Northwest Orient Airlines tras el accidente por supuestos actos de negligencia y de homicidio culposo, pero no se sabe exactamente si se llego a un acuerdo entre las partes.


Hasta la fecha, el vuelo 705 sigue siendo el peor accidente de un avión Boeing 720 en los Estados Unidos.






Investigación y colaboración especial de Rubén D.L Hurley.






Fuentes:

---Wikipedia en inglés.

---Aviation Safety Network.

---Northwest Orient Airlines Flight 705 (northwestorient705.wordpress.com)

---Tower, we are declaring an emergency (maydayx3.wordpress.com)

---Bureau of Aircraft Accidents Archives (Baaa-acro.com)

---Federal Aviation Administration.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada