pan am 103

pan am 103

domingo, 15 de abril de 2012

¿Y DÓNDE ESTÁ EL PILOTO?: EL BIZARRO CASO DEL VUELO 191 DE JETBLUE AIRWAYS.



Me equivoqué, no sólo las aeromozas se vuelven locas, también los pilotos y si es el capitán peór aún.


No sé hasta qué grado de presión soportan los pilotos, pero una cosa es segura: por ningún motivo deben perder la ecuanimidád ante los mandos, pues si esto llega a pasar el riesgo para los pasajeros es extremadamente grande, y no exagero.


El siguiente caso ocurre apenas a días de que una aeromoza en un vuelo de American Airlines literalmente se volvió loca a bordo, hoy les traigo el bizarro caso del vuelo 191 de JetBlue Airways.


Es el 27 de Marzo de 2012, estamos en pleno vuelo sobre los Estados Unidos, un Airbus A321 de la aerolínea JetBlue Airways cubre el vuelo 191 procedente del aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York, su destino es el aeropuerto internacional McCarran de Las Vegas, Nevada.



Según las fuentes consultadas habrían unos 135 pasajeros y 4 sobrecargos, al frente de los mandos van el capitán Clayton Osbone (otras fuentes lo apellidan Osborne u Osborn) de 49 años de edád (izquierda), y el primer oficial Jason Dowd (abajo).


Durante las rutinas de vuelo todo era normal, de hecho tenían una plática bastante normaél en el sentido de que había cierto problema menos en el aparato, hasta que en un momento dado el primer oficial Dowd empezó a sentir que algo andaba muy mal con el capitán, según él, comenzó a entablar una plática bastante extraña, tenía que ver con temas de religión y Osbone empezó a divagar, entonces comenzó a agitarse ante los mandos y a gritar por la radio cosas como las cosas (de la vida) no importan y en un momento dado Osbon dijo a Dowd que ambos deberían dar un salto a la fé, Dowd se le quedó mirando y vino lo peór, el capitán Osbone dijo en la radio nó vamos a ir a Las Vegas.



El primer oficial Dowd se puso lívido por un momento, si el capitán dijo que no irían a Las Vegas entonces no era nada bueno lo que ese hombre tenía en la cabeza, ¿qué se traía entre manos?, ni idea tenía pero una cosa sí sabía Dowd: si no lograba que el capitán Osbon se saliera de la cabina de mandos quién sabe qué pasaría, empezó a discurrir una audáz estratagema y de alguna manera logró que Osbone saliera de la cabina, acto seguido Dowd aseguró la puerta de acceso por dentro.


En la sección de pasajeros el capitán Osbon entró a un sanitario, de pronto salió de allí completamente fuera de sí y empezó a gritar cosas como que Al Qaeda había puesto bombas a bordo y que los iraquíes tenían que ver en esto, los pasajeros se le quedaron mirando y tras esto trató de abrir la puerta de cabina de mando sin conseguirlo, empezó a correr por el pasillo gritando que todos debían rezar sus últimas oraciones porque se iban a estrellar.


En medio del cáos que aquel asunto generaba una aeromoza pidió ayuda a los pasajeros, unos 4 de ellos entre quienes se contaba un oficial de policía retirado lograron reducir al capitán que se resistía con todo y seguía gritando mientras algunos pasajeros grababan aquello desde sus teléfonos celulares, las aeromozas intentaban que no grabaran nada diciendo que nó necestitaban que esto subiera a Youtube, al final el enloquecido piloto fué inmovilizado y váya que costó trabajo, pues según quienes lo apresaron era alto y fuerte.


En cabina de mandos el primer oficial Dowd habó por radio pidiendo ayuda y menciona el episodio de locura de su capitán, sobrevolaba Texas en ese momento y el aeropuerto mas cercano era el de Amarillo, la torre de control del aeropuerto locál recibió la petición del primer oficial Dowd en el sentido de que necesitaba aterrizar apoyo médico y policiaco.



La policía de Amarillo recibió la petición de auxilio y se aprestaron a esperar al aparato que descendía, en tanto el primer oficial Dowd contó con la ayuda de otro piloto que viajaba como pasajero para hacer que el Airbus aterrizara sin incidentes, tras llegar a pistas se mantuvo apartado de la terminal para que la policía acercara una escalera y pudiera subir por el capitán Osbon que para entonces estaba literalmente amarrado y poderlo llevar a un hospitál para su valoración.


Los pasajeros fueron evacuados del aparato por precaución y un equipo especial de la policía hizo bajar todo el equipaje para que se revisara mientras se verificaba si en el interior del avion no hubiese algo sospechoso, al final todo estaba en órden, no había ninguna bomba, sólo en la imaginación del capitán Osbone.


A partir de esto JetBlue se ha pronunciado en el sentido de que este hecho fué aislado y que nunca se puso en riesgo a los pasajeros gracias a la reacción del primer oficial Dowd y de quienes ayudaron a controlar al capitan Osbone, quien en caso de ser hallado culpable de haber puesto en riesgo al vuelo 191 enfrenta la posibilidad de pasar hasta 20 años de prisión y pagar una multa de unos 250 míl dólares estadounidenses.


Entre tando al primer oficial Dowd le han llovido felicitaciones por quienes han dado en llamarlo héroe de ese vuelo, pero Dowd insiste en que no sólo fué él sino quienes ademas ayudaron a mantener el órden a bordo cuando se les necesitó.


¿Y qué pasó con el capitan Osbone?, hasta donde se sabe está bajo tratamiento (no dicen de qué tipo) y por lo que se vé no vá a volar durante mucho pero mucho tiempo.


Lo más irónico de esto es que el aparato que se vió envuelto en el incidente fué el primer A320 entregado a JetBlue en 2012.






Fuentes:

---Blue Tales.

---Notícias Sobre Aviaçaõ Aviation News.

---Caracol.com.co

---El Mundo.es

---CNN en español.









Imagenes:

---Avion Airbus A320-232 de JetBlue Airways matricula N796JB involucrado en el incidente de Amarillo, tomado de Blue Tales.

---Capitan Clayton Osbone, tomado de Lalate news.

---Primer oficial jason Dowd, tomado de CBS local New York.

---Momento en que bajan amarrado al capitan Osbone, tomado de Business Insider.








Video:

---Momento del cáos a bordo cuando el capitán enloqueció, parte de una reseña de la BBC Mundo en su canal de Youtube.com




1 comentario:

  1. Algo debió afectarle del ambiente o quizás tenga alguna enfermedad en su cerebro porque nadie actúa de loco en menos de un minuto.

    ResponderEliminar