pan am 103

pan am 103

sábado, 16 de marzo de 2013

UNA HERIDA QUE NO CIERRA: EL TRÁGICO INTENTO DE DESPEGUE DEL VUELO 742 DE VIASA.

El avión siniestrado

Este caso aún duele a los venezolanos, es un trágico intento de despegue de un aparato bimotor a reacción que no logró elevarse lo suficiente y acabó cayendo en un barrio cercano al aeropuerto.


Conozcamos los terribles hechos que dejó el vuelo 742 de VIASA.


Venezolana Internacional de Aviación, Sociedad Anónima es el nombre largo de VIASA, aerolínea venezolana fundada en 1960, llena de fama en su tiempo pero que acabaría por perder su permanencia en el aire a causa de una severa crisis que la mataría literalmente para 1997, absorbida por la española Iberia.


Ahora al caso, la fecha es el 16 de Marzo de 1969, estamos en el ahora desaparecido aeropuerto internacional Grano de Oro, ubicado en Maracaibo, estado de Zulia, Venezuela., un aparato bimotor a reacción de la época se acerca en maniobras de aterrizaje, se trata de un aparato de fabricación estadounidense McDonnell Douglas DC-9-32, el aparato pertenece a AVENSA (Aerovías Venezolanas S.A.) y arrendado a VIASA, el aparato cubre el vuelo 742 procedente del aeropuerto Simón Bolívar (hoy con denominación de internacional) en Maiquetía, en el estado de Vargas, Venezuela., su escala era la de Maracaibo a donde se acerca y su destino final era el aeropuerto internacional de Miami, en Miami, Florida, Estados Unidos de Norteamérica.


En la terminal marabina esperan los 20 pasajeros que irán a Miami en ese avión, y mientras tanto en la aeronave matrícula YV-C-AVD se halla el capitán Emiliano Savelli Maldonado, hombre de mucha experiencia con 25 años en la empresa y 28000 horas de vuelo junto a un primer oficial que aparece como no identificado, con ellos van 8 asistentes de vuelo que en ese momento tienen a su cargo a 54 pasajeros.


A las 11:30 de la mañana hora locál el aparato aterriza, pero hubo algo inusual en la forma de tomar tierra, el aparato rozó unos árboles cercanos a la cabecera de la pista, el aparato carretea hasta llegar a la terminal y en lo que los demas pasajeros abordan personal de tierra revisa el fuselaje para ver si no hubo algún tipo de daño, no hallaron nada fuera de lo normal.


Una vez echa esta escala el totál de pasajeros queda entonces en 74, el capitán Maldonado sale a pistas, pero en la maniobra cometió un error grave, en lugar de llegar a la cabecera misma de la pista entró a ella por un callejón de rodaje y se incorporó a la pista, no se había dado cuenta que al hacer eso restó 400 metros de recorrido (la pista tenía unos 2200 metros), allí se quedó a la espera de autorización, y la operadora de torre de control de ese día era Amelia Lara que en ese tiempo tenía el honor de ser la única operadora de torre mujer de toda Latinoamérica, ella recibiría la última comunicación del capitán Maldonado, éste le pidió: Amelia, autorízame el despegue, y Amelia lo autorizó... sin haberse dado cuenta de en dónde realmente estaba el aparato al momento de arrancar.

Plano del trayecto en pistas que debió seguir el
aparato del VIASA 742 y el que realmente tomó.

El capitán Maldonado ayudado por su primer oficial mueve los aceleradores y los motores gemelos Pratt & Whitney JT8D-7 echan adelante a la aeronave, el vuelo 742 continuaba su ruta a Miami.


Y entonces, a decir de quienes vieron todo lo que ocurrió despues del arranque, se notó que de alguna manera el aparato no estaba reaccionando bien a la aceleración, se veía lenta, la pista se le estaba acabando, no estaba levantando el morro, los espectadores se miraron, no iba a levantarse, se estrellaría.


Tras unos tensos segundos entonces vieron que el aparato empezó a levantar el morro perezosamente y comenzó a cobrar altura pero no era suficiente, y sucedió lo impensable, un poste de alumbrado público se alzaba justo en la zona en que el aparato de VIASA intentaba desesperadamente cobrar altura, el aparato pasa rugiente y el ala izquierda choca contra ese poste sufriendo una rasgadura que dañó el depósito de combustible de ese lado y provocando un derrame de su contenido.


Dentro de la cabina de mandos el capitán Maldonado debió mirar al frente lleno de espanto junto a su primer oficial mientras apretaban los mandos intentando que el DC-9 ganara mas altitud y potencia, tras el impacto del primer poste la sacudida los sacó completamente de balance, entonces vino mas horror, el aparato hace contacto con otro poste de tendido eléctrico con cables de alta tensión que además tenía dos transformadores, las chispas de estos transformadores inflamaron el combustible que se derramaba haciendo que el aparato ardiera, el aparato empezó a girar de manera violenta a la izquierda.


Todos quienes estaban en los barrios de Ziruma y La Trinidad escuchaban que un aparato estaba despegando, pero jamás a tan baja altura, al ver a la inmensa mole voladora echárseles encima comenzaron los gritos de pánico, ¡el avión se cae...!, muchos pensaron que no había a donde correr.


Los restos del desastre.
Impacto, en medio de todas esas casas cae pesadamente el DC-9 y empezó a arrasar todo lo que se cruzaba en su camino, el horror se apoderó de los lugareños, aquello era surrealista, en medio de todo este cáos empezaron a aparecer gentes que intentaban ayudar en lo que fuera, los equipos de rescate del aeropuerto junto a las fuerzas de rescate locales llegaron a la escena, los bomberos combatieron las llamas que devoraban varias casas y los restos del aparato, se intentaba saber si acaso habrían supervivientes del desastre, y sí los hubieron... por desgracia eran vecinos de los barrios, ninguno de los 84 ocupantes del aparato vivió para contarlo, y en tierra murieron 71 personas mas, aquello era el Infierno en la Tierra.


Los habitantes de Maracaibo jamás habían visto algo como esto, las noticias radiofónicas de ese tiempo interrumpieron sus programaciones habituales para dar la nota del desastre, las autoridades se movilizaron para iniciar investigaciones, y empiezan a llegar los testimonios de quienes vieron el despegue, los datos empiezan a fluir.


Durante la escala el capitán Maldonado hizo que se cargara en sus depósitos unas 280000 libras de combustible (como unas 12 toneladas), esto conlleva a una hipótesis: sobrepeso, pues al final de cuentas el aparato estaba en su peso máximo de despegue que era unas 108 toneladas.


Surge otra cosa, el aparato no tenía la suficiente potencia para despegar de la forma en la que lo hizo, se supo que los pilotos se habían metido a la pista no desde la cabecera de la misma sino desde una calle de taxi e ingresó a pistas unos 400 metros despues de la cabecera, con lo cual se llegó a la conclusion de que los pilotos pecaron de exceso de confianza, pues si bien diariamente salía de Grano de Oro aparatos Boeing 727 y McDonnell Douglas DC-9-15 se sabía de sobra que esa pista era muy ajustada para esos aparatos y que si despegaba el 727 era porque tenía 3 motores y en el caso del DC-9-15 era por ser de modelo mas pequeño que el de la tragedia que era un DC-9-32.


Sin embargo el testimonio de Amelia Lara, la operadora de torre ese trágico día era de que según lo que veía diariamente el aparato debió levantar el morro justo cuando pasaba la torre de control, pero que no lo hizo, ella dice haberse angustiado mucho de ver cómo el aparato corría por la pista sin levantarse hasta casi llegar al final de la misma, ella afirma que tres día antes ese mismo aparato había hecho despegue de Grano de Oro y que había despegado muy ajustado.


Se llegaría a saber que el capitán Maldonado fue muy presuntuoso en el sentido de que podía sacar al avión de esa pista, de acuerdo a esta versión otro capitán, Harry Gibson debía tripular ese mismo aparato tres días antes desde Grano de Oro (el día que Amelia lo vió) y no lo hizo por razón de que según el la pista no alcanzaba, eslo lo habría sabido el capitán Maldonado... y tres días despues intentó sacar la aeronave de esa misma pista solo para demostrar que si podía hacerlo, y acabaría matándose.


Las autoridades venezolanas contaron con la ayuda de la National Transportation Safety Board (NTSB) de los Estados Unidos quienes apoyaron las investigaciones, y si bien se lograron recuperar las grabadoras de datos de vuelo y de voz de cabina estas estaban muy dañadas por la acción del fuego, aún así se logran analizar y de los datos contenidos (los que se pudieron rescatar) se dedujo que al momento de despegar hubo cuestiones interesantes.


Una de esas cuestiones tiene que ver con unos sensores de temperatura del DC-9 mismo, se deprenden dos vertientes al respecto, una que al parecer estos sensores presentaron fallas en el momento en que los pilotos los leyeron para saber cómo iban a configurar el aparato para despegar, la otra es que hubo error de los pilotos al leer esos sensores, en todo caso algo relativo a los sensores de temperatura hizo que la configuración no fuera la adecuada para que el aparato levantase el vuelo.


Pero no se estaba dando una versión concluyente de qué exactamente le pasó al vuelo 742, pues habían varias vertientes a saber:


---El aparato entró a la pista de despegue unos 400 metros después de la cabecera de la misma.

---Los sensores de temperatura del aparato podrían haber dado malas lecturas a los pilotos.

---Los pilotos pudieron haber tenido malas lecturas de esos sensores.

---En bases a estas dos últimas posibilidades se hizo mala configuración para despegar.

---El aparato estaba con sobrepeso.


La tragedia en especial golpeó al deporte, sobre todo al que mas gusta en Venezuela que es el béisbol y que tantos jugadores ha mandado a las famosas Grandes Ligas de Estados Unidos, se sabe que en ese vuelo viajaban:


---Antonio Herrera, dueño del equipo Cardenales de Lara, iba junto al pelotero Carlos Santeliz del mismo equipo a Miami.

---El pitcher de los Navegantes de Magallanes Néstor "Látigo" Chávez quien iba a probar suerte con los Gigantes de San Francisco.


Al final no se tuvo una causa exacta, todo quedó en lo que hemos visto líneas arriba.

La Facultad Experimental de Ciencias vista desde el aire, nótese
que aún tiene número de pista pintado.

Esta tragedia caló tan hondo que provocó que un aeropuerto que empezaba a construirse antes de la tragedia se tuviera que acelerar su finalización para dejarlo operativo lo antes posible, así que a meses de la tragedia se inauguró el aeropuerto de Cuajarito (hoy aeropuerto internacional La Chinita), el aeropuerto Grano de Oro se cerró para siempre y en sus instalaciones funciona hoy la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad de Zulia, algunas de sus pistas han desaparecido, de las otras quedan fragmentos que, por cierto, aún tienen los números impresos, como recordatorio de lo que alguna vez pasó en ese lugar.







video
video
video







Fuentes:

---Wikipedia, La Enciclopedia Libre versión en español.

---Aviation Safety Network.

---Yahoo grupos Argentina.

---Tu Locomotor 73.

---Versión Final.






Imagenes:

---Avión McDonnell Douglas DC-9-32 de VIASA matrícula YV-C-AVD siniestrado, tomado de Aviation Safety Network.

---Restos del aparato tras la tragedia, plano de cómo salió el vuelo 742, vista aérea de lo que hoy es la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad de Zulia, tomados de Tu Locomotor 73.




Video:

---Documental "Una Huella Imborrable" de LUZ TV de Venezuela presentando los acontecimientos del vuelo 742, tomado de Youtube.com






3 comentarios:

  1. Muy ameno el artículo, la verdad fue una enorme tragedia, y aun en la zona quedan algunos recuerdos de la tragedia. Te completo información adicional: el primer oficial se llamaba Harry Gibson (oriundo de EE.UU), y además iba un primero oficial de relevo del cuál solo se conoce como Rodríguez Díaz por sus apellidos. Puedo pasarte información adicional y con más detalles por correo electrónico. Saludos desde Venezuela

    ResponderEliminar
  2. Ante todo, te felicito por tu página que es una excelente recopilación de los principales accidentes aéreos. Es una buena reseña de este accidente que recién cumplió 45 años. Además de ser un apasionado por la aviación soy oriundo y habitante de la ciudad de este suceso. Por lo que he sabido, quien comandaba el vuelo del VIASA 742 desde Maiquetia hasta Maracaibo ese día era el capitán Harry Gibson siendo Emiliano Savelli Maldonado su F/O. Una vez llegan a Grano de Oro (y habiendo ocurrido lo que se conoció como el aterrizaje extraño) Gibson se dio cuenta del peso que llevaría el DC-9-30 además de la temperatura reinante esa mañana (Maracaibo es una ciudad calurosa) él mismo pidió al despachador de vuelo que no llenara el avión, a lo que se opuso Savelli Maldonado quien era Jefe de Pilotos de Avensa que como tu bien señalas, era la dueña del avión. Fue cuando Gibson, convencido de sus argumentos se niega a volar y toma el mando Maldonado (que decía que él apostaba lo que fuese a que si sacaba el avión Full de allí) tomando como F/O a uno de reserva que, según he leído sus apellidos eran Rodriguez Díaz. El resto es por todos, lamentablemente conocidos. Si gustas, puedo enviarte en privado, un escan que conseguñi hace un tiempo del diario de Maracaibo "Panorama" del día siguiente que tiene como titular principal esta tragedia para que complementes tu artículo. Saludos desde Maracaibo, Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu comentario y las presiciones acerca de quiénes eran los tripulantes del aparato y cómo se dieron ciertas circunstancias, esto enriquece este espacio para poderlo actualizar, recuerden que este espacio es de todos ustedes, gracias y un saludo muy grande desde México.

      Eliminar