pan am 103

pan am 103

sábado, 7 de diciembre de 2013

ENTRE EL MAL TIEMPO Y LA NEGLIGENCIA: EL DESASTRE DEL VUELO 46 DE AUSTRAL LÍNEAS AÉREAS.

El aparato siniestrado (Planepictures.net).
Como se ha tratado antes, los pilotos siempre deben estar atentos a las cosas que pueden pasar a su alrededor, especialmente si se trata del clima, ya que siempre ha jugado, juega y jugará un papel preponderante en los vuelos tanto comerciales como militares, esto significa que los pilotos no pueden cometer errores, ya que esto puede hacer una diferencia entre el éxito y el fracaso.


Pero en algunos casos en particular, la gente llega a subestimar este tipo de adversidades, especialmente las meteorológicas, y eso llega a pagarse caro.


Conozcamos pues cómo una serie de tormentas peligrosas y errores humanos acabaron por poner fin a un vuelo que estaba por aterrizar, esta es la historia del desastroso intento de aterrizaje del vuelo 46 de Austral Líneas Aéreas.


Nos hallamos en Argentina, la fecha: 12 de Junio de 1988, el aeropuerto de origen es el Aeroparque Jorge Newbery, en la ciudad de Buenos Aires, la capital del país.


Listo para partir está un aparato McDonnell Douglas MD-81 de la aerolínea Austral Líneas Aéreas cuya matrícula de vuelo es la N1003G, tiene que cubrir el vuelo 46 cuyo destino final es el Aeropuerto Internacional de Posadas Libertador General José de San Martín, el cual se ubica en Posadas, en la provincia de Misiones, Argentina., y una escala en el Aeropuerto Internacional Resistencia, en Chaco., es un vuelo regional de mediano alcance.


No se sabe exactamente cuántos pasajeros abordaron para la primera parte del vuelo, a bordo se encuentran 6 tripulantes de vuelo, de los cuales 4 son las azafatas que se encargarán de los pasajeros y el resto, al frente de los mandos se halla un capitán identificado únicamente como Ianuzzo, y el primer oficial se llamó Marcelo Tarrio.


El aparato levanta el vuelo rumbo a Chaco a las 07:04 AM desde la pista 31 del Aeroparque, cumplen con la escala programada de 26 minutos y allí queda el número final de pasajeros de ese día, unos 16. A las 08:40 hora local, el aparato retoma su ruta a Posadas donde ya se le esperaba.


El capitán junto con el copiloto llevan al avión a su destino y a las 09:09 hora local, el avión llega a la zona de Posadas en donde se iniciaron los procedimientos de aproximación y aterrizaje pero se hallan con algo.


Las zonas boscosas cercanas a Posadas estaban cubiertas de niebla, se supone que los controladores de tierra habían instruido al capitán para hacer una aproximación hacia la pista mediante VOR/DME en caso de mal tiempo y descender a 4000 metros, pero éste decide hacer aproximación estándar que llevaría mas tiempo para hacer el aterrizaje, empieza a volar en medio de la niebla que rodeaba la zona, el capitán sobrevuela la población de Posadas, hasta allí había comunicaciones normales de radio, pero unos momentos después algo pasó, el avión pierde contacto con la torre de control.


Por alguna razón, el MD-81 hace contacto con una de las alas contra las copas de una arboleda de eucalipto que estaba a 3 kilómetros de la pista e 3022 metros de altura y así sigue volando un tramo más hasta que cayó a tierra de forma estrepitosa.


En el control de Posadas, la señal del vuelo 46 se había desvanecido de golpe, ante lo peor se despacharon helicópteros de búsqueda, y pronto dieron con los restos del aparato. Cuando los primeros rescatistas de tierra llegaron al lugar del siniestro, encontraron un cuadro aterrador, cuerpos salvajemente despedazados desperdigados por donde sea que se mirara y el avión completamente pulverizado, aquello era la pesadilla viviente.

Los restos de la tragedia (Aviation Safety Network).
Fueron llegando voluntarios y autoridades para iniciar las labores de rescate de los posibles supervivientes del vuelo 46 y entre más buscaban mas se convencían de que todo era inútil, todos los 22 ocupantes del vuelo 46 de Austral habían muerto en un abrir y cerrar de ojos.


Las investigaciones se inician para saber las causas del desplome, se verifica la existencia de las grabadoras de datos de vuelo y de voz de cabina de mandos y éstas son halladas, en el análisis de la de voz se llega a la conclusión de que los pilotos no estaban siguiendo el orden que la torre de Posadas les había dado para el acercamiento final, de hecho nunca se escucha al comandante mencionar nada acerca de hacer la aproximación VOR/DME y sobre la carta de navegación que se le había dado para el vuelo, sino que estaba hablando con el primer oficial sobre hacer una aproximación mediante instrumentos a pesar de las malas condiciones que había entonces, propuesta que aceptó. Aquello era un grave error de apreciación.


Otra cosa que se hallaron los investigadores fue de que a causa de la aproximación mediante instrumentos hecho por los pilotos, el avión descendió inadvertidamente de la altitud establecida por la torre de control y nunca se enteraron de nada hasta que se estrellaron, otro detalle del por qué el avión no pudo sortear los arboles antes de impactar el suelo, se encontró que la configuración de la aeronave se hizo mucho antes de estar en la senda de llegadas, esto desde luego restó capacidad de respuesta cuando se hallaron con que estaban demasiado bajos como para poder recuperar la aeronave cuando las alertas sonaron, en cuanto a las condiciones físicas acerca de si estaban enfermos los pilotos, los exámenes a sus cadáveres no hallaron nada comprometedor.


Cierto es que el mal clima jugó un papel importante, ya que la visibilidad estaba reducida a 100 mts., pero la conducta de ambos pilotos fue duramente cuestionada, ya que sus acciones conllevaron a la afectación del desempeño de su labor ante los mandos, provocando sus muertes y la de sus pasajeros.


El examen del aspecto mecánico del aparato arroja que no estaba en malas condiciones al momento del accidente a pesar de ser un aparato relativamente nuevo fabricado en 1981, en ese sentido estaba bien mantenido.


La Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) dió su veredicto final: la causa del accidente fue un vuelo controlado contra el terreno, esa fue la primera causa, pero lo que siguió fue lapidario, casi todo el resto de la culpa recayó en el proceder negligente de los pilotos, ya que desobedecieron varias órdenes del controlador de Posadas con el resultado que ya se conoce.


No se sabe si algún familiar de los fallecidos que iban en el vuelo, entablo alguna demanda a la aerolínea por supuesta negligencia laboral por parte de los pilotos.






Investigación y colaboración especial de Rubén D.L Hurley.






Fuentes:

---Wikipedia en inglés.

---Aviation Safety Network.

---http://www.aeropuertosarg.com.ar/losforos/index.php?topic=13301.10;wap2





5 comentarios:

  1. Prácticamente fue error del capitán al subestimar la niebla y desobedecer las órdenes del control de tráfico aéreo. El CFIT solo es el resultado de una mala toma de decisiones.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por el aporte y muchos saludos.

      Eliminar
    2. roberto ianuzzo era el comandante, el error de la nota es que dice que el avión descendió inadvertidamente de la altitud establecida por la torre de control y nunca se enteraron de nada hasta que se estrellaron. Eso no es así, estaban volando a 100 pies de altura (33 metros aproximadamente) porque el comandante decidió aproximar a esa altura, cuando la MDA (altura de decisión) de Posadas era de 460 pies. Y el copiloto no se negó. Acá está el reporte final de la investigación, que de todos modos deja bastante que desear. http://www.prevacc.org/informes/19880612.pdf

      Saludos.

      Eliminar
  3. ¿Tendrás alguna información sobre el vuelo 915 de Finnair?

    ResponderEliminar