pan am 103

pan am 103

lunes, 5 de octubre de 2015

EL DÍA EN QUE PILOTOS CAZAHURACANES DESAPARECIERON DENTRO DEL HURACÁN "JANET" EN 1955.

Huracán "Mitch" de 1998 cerca de la Península de Yucatán y Centroamérica en imágen satelitál
 (Wikipedia en español).

Un huracán es algo serio, de hecho, los del Océano Atlántico llegan a esta parte de mi México donde vivo, por eso siempre se les vigila, pues estando en la llamada Senda de Huracanes, debemos estar pendientes de ellos.


Estos fenómenos meteorológicos no son únicamente de esta parte del mundo, en la parte del Océano Pacífico que corresponde a Filipinas, China, y Hawaii se les conoce como tifones, pero para el caso es lo mismo, su poder destructivo es enorme.


Hoy se dispone de la tecnología de satélites para darles seguimiento a estos fenómenos, pero de ordinario se tiene que contar con un grupo de arrojados pilotos que vuelan derecho a estos huracanes, se les conoce coloquialmente como Pilotos Cazahuracanes, porque eso hacen, salen a cazar estas enormes tormentas para meterse en ellas, medir la presión barométrica, los vientos y la velocidád que alcanzan, determinar qué ruta van a seguir en las próximas horas, y salir de allí en una sola pieza, pero no sin dar el paseo mas aterrador y trepidante de sus vidas, pues cada vez que entran a un huracán pueden contar con que saben a qué hora entran a él, pero no tienen la certeza de si van a salir de allí.


Hoy rescato algo muy viejo, del año 1955, cuando se le daba seguimiento a un huracán potencialmente mortífero que azotó parte del Mar Caribe y México, me refiero al hucarán Janet, y de lo que le pasó a un grupo que voló hacia esa tormenta para no salir de ella, simplemente Janet se los tragó.


Es la temporada de huracanes de 1955, en ese entonces no se tenía las imágenes satelitales de ahora, todo se hacía por medio de cartografía manual, se dependía por entero de lo que los pilotos cazahuracanes veían, y los despachos para avisar de la proximidád de ese tipo de tormentas llegaban a través de radiogramas militares que apenas se recibían eran transcritos a papél y enviados de urgencia por medio de mensajería a las autoridades para que éstas tomaran sus debidas precauciones y avisasen a la población en general por medio de estaciones de radio locales o avisos de viva voz por megafonía o perifoneo ambulante, así se hacía en esos años.


La temporada de 1955 estaba muy activa, con trece perturbaciones meteorológicas, y un huracán atípico formado en Diciembre de 1954, dando el preludio de grandes tragedias para el venidero 1955, y una de estas tormentas era la décima de la temporada, el huracán Janet.


Cartografía del seguimiento del huracán "Janet"  entre Centroamérica, Cuba y la Península de Yucatán en México
(Wikipedia en inglés). 


Apenas dos semanas atrás, otro huracán, el Hilda, había pasado por esos mismos lugares alcanzando Categoría 3 en la escala Saffir-Simpson, categoría que mide el poder destructivo de los huracanes del número 1 al 5 que es el peor de todos, cuando se supo que se había formado el día 21 de Septiembre fue detectado por pilotos de la Air France y de Iberia a la altura de las Antillas Menores temprano ese día, desde allí le empezaron a dar seguimiento al fenómeno.


Trayectoria de "Janet" en 1955 (Wikipedia en inglés).


Pronto, Janet empezó a cobrar poderío en alta mar, su racio de acción era muy grande y afectaba todas las islas de las Antillas golpeándolas con sus bandas de vientos que miraban al norte, y a Centroamérica por las bandas del sur, estaba enfilando a la Península de Yucatán, en México., con una ligera desviación hacia Honduras Británica (hoy Belice).


Para el día 26 de Septiembre, Janet había cobrado mas fuerza, estaría ascendiendo de categoría 3 en ese momento a categoría 4, es decir, había pasado de velocidades máximas de vientos de 209 kph a 249 kph, y seguía escalando en peligrosidad, así que desde Bahía de Guantánamo, en la isla de Cuba, se hace despachar una aeronave Lockheed P2V Neptune 3W conocido en clave como Snowcloud Five (Nube Nevosa Cinco, si bien no se tiene exactamente qué número militar tenía, se sabe sin embargo que pertenecía al Escuadrón de Reconocimiento Aerotransportado y Detección Temprana (VW-4) de la Marina de los EStados Unidos de Norteamérica, la aeronave y sus tripulantes tendrían la peligrosísima misión de entrar al huracán para medir su fuerza y determinar posible trayectoria a tierra.


La aeronave desaparecida en sus mejores días (Weather Underground).



A los mandos de este bimotor de hélice de pistón se hallaban:


---El teniente comandante Grover B. Windham Jr., quien era el capitán de la aeronave.

---El teniente Thomas R. Morgan, quien era el navegante.

---Como copiloto estaba el teniente George W. Herlong.

---El técnico de segunda clase en electrónica aérea Julius J. Mann.

---El navegante teniente Thomas L. Greaney.

---Como mecánico de aviación de primera clase estaba J. P. Windham, Jr.

---El aviador Kenneth L. Klegg.

---El técnico en electrónica aérea de primera clase era Joseph F. Combs.

---Y el aerologista era William A. Buck.


No iban solos, dos reporteros del periódico canadiense Toronto Daily Star los acompañaban, estos eran:


---El reportero Alfred O. Tate.

---Y el fotógrafo Douglas Cronk.


De acuerdo a los datos hallados, la aeronave parte de Guantánamo a las 06:30 hora locál cubana buscando curso de intercepción para entrar a Janet, y mientras lo hacían observaban cómo el tiempo se iba deteriorando de manera alarmante, estaban acercándose a lo que se conoce como las bandas exteriores de lluvia del huracán, y sentían las primeras rachas de furia, ya faltaba poco para sentir todo el poder del meteoro y llegar a la zona de calma conocida como El Ojo, que, de hecho, eso viene siendo, una especie de ojo de cierto diámetro que tiene zona de calma mientras todo en derredor gira de manera vertiginosa, allí era a donde los tripulantes del Snowcloud Five llegarían, mientras tanto, mandaban de tanto en tanto transmisiones radiofónicas a tierra a las estaciones que captaban su señal, esperaban regresar a la base a eso de las 16:30 hora locál cubana, cuando mucho, a las 18:30.


Solo que había un detalle, ellos no volverían a casa...


Según iban entrando a las bandas externas de tormenta, iban mandando mensajes radiofónicos de lo que iban viendo, el que vino siendo el último mensaje se envió a las 13:30 GMT, y mencionaba esto:


---Nave de reconocimiento vuelo 5U93, estamos a latitud 15.4° Norte, y 78.2° longitud Oeste, con visibilidad de 3 a 10 millas hacia adelante, estamos a 700 pies de altitud, vientos de 50° Noreste a 45 nudos por hora, tenemos lluvia intermitente, la presión en la superficie es de 100.3 milibares, los vientos a la superficie giran a 50° Noreste, a velocidad de 45 nudos por hora, iniciando penetración...


Y allí se quedó todo, ya nunca mas se volvió a saber nada del Snowcloud Five, pasaban las horas y ya no habían mas transmisiones, y entonces desde las estaciones de tierra se empezaron a imaginar que algo les podría haber sucedido a toda esa gente que salieron a interceptar al huracán Janet, y se da inicio a una búsqueda, se sabe que unos 3000 hombres participaron cubriendo una amplia zona por donde se supo que habían mandado las últimas coordenadas, y de allí iniciarían un radio cada mes mas amplio para detectar si acaso habrían restos, o balsas salvavidas con los tripulantes aferrados a ellas, pero primero debían dejar pasar al huracán para luego hacer la labor de búsqueda.


Janet hizo su labor destructiva en la Península de Yucatán en su parte sur, aplastando la entonces capitál de Honduras Británica, que era Belize City, entre otras poblaciones a las orillas del Mar Caribe, y cruzando la frontera con México, arrasó la pequeña ciudad de Chetumal que entonces era capitál del Territorio Federal de Quintana Roo (actualmente Estado de Quintana Roo) con su imponente categoría 5, la mas poderosa de todas, y en el mar, varios buscadores desde el aire y mar, usando todo lo que tenían a su alcance, intentaban buscar a esos 11 hombres y al Snowcloud Five, y nunca jamás hallaron absolutamente nada, ni un resto, ni un superviviente, nada, Janet se los tragó.


Vista aérea de Corozal, en Belice, tras el paso del huracán "Janet" en 1955 (Corozal.com).

Detalle de los escombros en Chetumal tras el paso del meteoro (www.elgriton.com)


Hasta la fecha nunca se ha encontrado nada de lo que fue el Snowcloud Five, y este incidente es, hasta la fecha, el único de pérdida totál y mortífera de un equipo completo de cazahuracanes por el lado del Océano Atlántico y Mar Caribe, para todos ellos un responso, descansen en paz en el fondo del mar.






Fuentes:

---www.elgriton.com

---www.wunderground.com

---www.navyhurrricanehunters.com

---Alabama WX Weather Blog.

---Wikipedia en inglés.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada