pan am 103

pan am 103

sábado, 12 de octubre de 2013

CUANDO EL MAL TIEMPO JUEGA RUDO: LA TRAGEDIA DEL "KYEEMA" DE 1938 (AUSTRALIAN NATIONAL AIRWAYS)

Dos aspectos del "Kyeema" (www.edcoatescollection.com)
Hoy nos vamos otra vez al pasado distante, nos adentraremos en los años en que la Segunda Guerra Mundial no empezaba pero existía la amenaza de que pudiera suceder algo en Europa, donde comenzó, y que posteriormente se habría de extender al Pacífico.


Vamos a conocer los detalles de un accidente sucedido durante un intento de aterrizaje en medio de una pesada niebla, esta es la conocida como Tragedia del Kyeema de 1938.


Todo empieza en el aeropuerto de Adelaida, en Adelaida, en el estado de Australia Meridional, se prepara para salir un avión bimotor de hélice de pistón Douglas DC-2 matrícula VH-UYC y bautizado como Kyeema, operado por la aerolínea Australian National Airways, 14 pasajeros se disponen a abordar para un vuelo con destino al aeropuerto de Essendon, en Melbourne, estado de Victoria.


Como tripulantes estarán:


---Capitán Alfred Webb.

---Capitán junior Allan Steen.

---Cadete piloto Philip Pring.

---Asistente de vuelo Elva Jones.


No se sabe qué número tenía ese vuelo, de todas formas se preparan para el despegue, a las 11:22 hora locál el aparato levanta el vuelo y pone rumbo a Melbourne.


En esos años que no existían los sofisticados radares, lo único que tenían los pilotos además de su pericia, mapas y referencias visuales, era la radio, y obviamente habían quienes se dedicaban a ver las condiciones meteorológicas de la ruta, pero eran muy rudimentarios en sus informaciones, así que con estas limitantes se hacían los vuelos en esos primeros años de la aviación en serio.


Tambien los operadores de radio tenían sus limitantes, sus alcances eran limitados y se tenían que comunicar con otras estaciones de radio establecidas estratégicamente en las rutas para que éstas a su vez se comunicaran con los pilotos y se supiera en un momento dado dónde estaban, así que cada cierto tiempo tanto operadores como pilotos debían estar coordinados para ciertos momentos para pedir instrucciones por radio.


Por esta razón los operadores de Adelaida se habían comunicado con los del aeropuerto de Essendon, cercano a Melbourne, estado de Victoria, para mantener vigilancia al DC-2, mientras tanto el vuelo se llevaba a cabo sin incidentes, hasta que llegaron a las cercanías de Melbourne.


Como no volaban a mucha altitud ( en esos años no les hacía falta) se hallaron con una densa capa de nubes que iba de los 122 metros hasta los 457, y como los pilotos volaban de acuerdo a puntos de referencia visuales, indicaciones de radio y mapas de vuelo, el haber hallado esas nubes cargadas era todo un problema, y esto acarrea un error bastante costoso.


El acercamiento a Melbourne es relativamente seguro desde cualquier ángulo por ser terreno llano, sin importar si hay o no nubes, pero si el acercamiento es por el este los pilotos se hallan con una elevacion montañosa, la conocida como Cordillera Dandenong, en cuyas faldas se halla establecida una localidád del mismo nombre, el monte se alza a 633 metros sobre el nivel del mar, si hay niebla o nubes bajas la cumbre del monte queda oculta, y es un peligro.


Eran las 13:30 hora locál, el aeropuerto de Essendon recibe una transmisión del Kyeema, los pilotos anuncian que estaban por entrar a un banco de nubes pero que empezaban descenso a Melbourne, esto quería decir que en ese momento el Kyeema estaría sobrevolando la ciudád de Daylesford, la hora programada de llegada a Merlbourne era las 13:45, les faltarían 15 minutos para llegar, solo 15 minutos.


El tiempo pasa, llega la hora programada y no pasa nada, el tiempo sigue su marcha, nada, algo anda mal, los operadores del aeropuerto Essendon se miran entre ellos, el Kyeema no se comunica, las 14:00 horas, empieza la preocupación, y mientras tanto, en el Monte Dandenong sucedía esto.


Dos trabajadores estaban limpiando la maleza de un camino que hay en el Monte Dandenong, en cierto momento escuchan el rumor de unos motores, eran las plantas de poder Wright Cyclone GR-1820-F53 del Kyeema, no podían verlo a causa de las nubes bajas pero escuchaban que se acercaba poco a poco, en cierto momento el rumor se convirtió en un sonido muy fuerte, y luego...


Impacto, los trabajadores se estremecieron al escuchar el estruendo del Kyeema estrellándose, luego, silencio, la niebla y las nubes bajas hacían el cuadro mas estremecedor, parecía una escena sacada de alguna película de terror, no sabían en dónde había que buscar, pero sí sabían que tenían que hacer algo.


Algunos restos del "Kyeema"
(www.atsb.gov.au).
Las partidas de búsqueda y rescate llegaron al sitio pero lo único que hallaron fueron escombros, de hecho, el sitio exacto del impacto era el Monte Corhanwarrabul que se halla a un lado del Dandenong, las 18 personas a bordo estaban muertas, se hace el rescate de restos mortales y la investigación inicia por parte de las autoridades australianas.


Como resultado de esto se supo que los pilotos se desorientaron entre las nubes, se pasaron del aeropuerto unos 30 kilómetros mas allá, a causa de esas nubes confundieron un punto de referencia clave, la población de Sunbury fué confundida con la de Daylesford, en consecuencia, los pilotos hacen maniobras de aproximación final y aterrizaje basados en datos erróneos de apreciación visual, el mal tiempo les jugó rudo.


Pero hubo un detalle, uno muy escandaloso, lo que igual contribuyó a la tragedia, 18 meses atrás se había instalado en Essendon un sistema de radio balizas que pudieron haber ayudado a los pilotos para determinar con exactitud en dónde realmente estaban, pero por cruel ironía del Destino no estaban operativas, aquello era sorprendente, un instrumento tan vital no estaba disponible para nadie.


Portada del libro
(Wikipedia en inglés).
Como resultado de esta información se dispuso que no sólo la baliza de Essendon se activara, sino que tambien se instalaron mas balizas a lo largo de las rutas que convergen en Melbourne, un caso como el el Kyeema no se volvería a repetir jamás.


Un escritor llamado Macarthur Job, quien además era inspector de seguridád aérea de Australia fue quien llevó las investigaciones junto a su equipo, al final acabaría escribiendo un libro llamado Disaster in the Dandenongs (Desastre en Los Danendongs) en donde recrea cada instante del último vuelo del Kyeema y entrevistas con quienes tuvieron que ver en este asunto.


La vida sigue su curso, los muertos fueron honrados por sus familiares y sepultados según su creencia, el Monte Dandenong quedó con esa marca indeleble de un desastre aéreo, en 1978 se levantó un sencillo monumento en el sitio del desplome, es una especie de mojonera con una placa empotrada, allí están los nombres de quienes murieron ese infausto día.

Monumento a las víctimas
(Virtual Tourist, The people behind the places). 




Fuentes:

---Wikipedia en inglés.

---Aviation Safety Network.

---Dick's Blog.

---http://www.edcoatescollection.com/ac1/austu/VH-UYC.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada