pan am 103

pan am 103

sábado, 18 de enero de 2014

NEGLIGENCIA CRIMINÁL EN EL DESASTRE DEL VUELO 414 DE TAN-SAHSA.

El aparato siniestrado (Aviation Safety Network).
El clima es factor, siempre lo ha sido, pero igual es el criterio de los pilotos y del personal terrestre que guía a los aviones a destino seguro, es una responsabilidád enorme la que pesa sobre sus hombros y que en última instancia les puede costar caro si se equivocan en su criterio.


El siguiente caso trata de cómo unos pilotos que debieron haber seguido las instrucciones de la torre de control no lo hicieron, provocando así uno de los peores accidentes aéreos en la historia de America Central y de Honduras. Esto estimados lectores, este es el triste caso del vuelo 414 de TAN-SAHSA, conocido como la Tragedia del Cerro de Hula.


TAN-SAHSA era la fusión de dos aerolíneas hondureñas, TAN (Transportes Aéreos Nacionales) y SAHSA (Servicio Aéreo de Honduras S.A.) de allí el nombre, fusión que se haría en algún momento de la década de los 80s del Siglo XX, y que a causa de malos manejos y un terrible historial de seguridád desaparecerían en 1994.


La tarde del 21 de Octubre de 1989, un Boeing 727-224 matrícula N88705 de la aerolínea TAN-SAHSA estaba haciendo descenso para aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Toncontin, uno de los aeropuertos considerados como de los mas peligrosos del mundo para aterrizar, en Honduras, después de efectuar el vuelo 414, el cual provenía del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en San José de Costa Rica y con una escala en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en Managua, Nicaragua. Se trataba de un vuelo internacional de corto alcance. A bordo había 138 pasajeros, los cuales estaban siendo atendidos por 5 sobrecargos, y en los controles estaban el capitán Raúl Argueta, el copiloto Reiniero Canales y un ingeniero de vuelo no identificado.


Nada, absolutamente nada daba señales de que las cosas terminarían de manera terrible para quienes viajaban a bordo del 727, el capitán Argueta junto con Canales llevaban el avión hacia la pista, sobrevolaron las zonas montañosas de Honduras para lograr hacer una aproximación y llegando a la zona de Tegucigalpa iniciaron los procedimientos de aproximación y aterrizaje.


La torre de control de Toncontin instruye a los pilotos del vuelo 414 que desciendan a 7,500 metros y hagan el aterrizaje a la pista 01 mediante VOR/DME (ya en ese momento habia mal tiempo), la cual incluía tres fases de descenso para evitar las montañas que rodeaban el aeropuerto, pero los pilotos no siguen los protocolos asignados por la torre de control y hacen un descenso gradual de 7,600 metros hacia la cabecera de la pista 01.


Craso error que les habría de costar caro.
Restos del aparato (Wikipedia).


De acuerdo con los testigos y parte de la grabadora de datos de vuelo tras el accidente, el aparato estaba teniendo un descenso muy pronunciado, la proa estaba demasiado elevada, y esto provoco de que el vuelo 414 perdiera sustentación hasta que se estrella de panzazo contra una montaña conocida como Cerro de Hula, a unos 4800 metros de altura e 9 kilómetros de la cabecera de la pista y se partiera en 3 partes.


Al llegar los servicios de emergencia al sitio del desplome, se encontraron con una escena sacada con una película de terror: cuerpos salvajemente despedazados desperdigados por donde sea que se mirara y el avión completamente pulverizado, aquello era la pesadilla viviente, fueron llegando más voluntarios, lugareños y autoridades para iniciar las labores de rescate de los posibles supervivientes del vuelo 414, aquello era una desorganización total. Al final de la terrible jornada, sobrevivieron 15 de los 146 ocupantes que iban a bordo, los cuales estaban en la parte en donde se encontraba la cabina de mando y la primera clase.

Recuperación de los cuerpos (Foro CatrachoWings).
Dentro de lo que se veía estaban los cuerpos de quienes allí fallecieron, mas de uno sintió que el estómago se le revolvía, empezaron las labores de rescate de supervivientes, los hallarían en medio de la negrura del humo que se dejaba sentir en la zona siniestrada, pero dentro de todo esto no faltaron los ladrones quienes vieron su oportunidad de llevarse algo de valor de las víctimas del avionazo, las autoridades se hicieron presentes pero el daño ya estaba hecho.


Mientras esto ocurría, las investigaciones dieron inicio para saber las causas del desplome, se verifica la existencia de las grabadoras de datos de vuelo y de voz de cabina de mandos y éstas son halladas, en el análisis de la de voz se llega a la conclusión de que los pilotos habían desobedecido la orden que la torre de Toncontín les había dado para el acercamiento final, de hecho nunca se escucha al comandante Argueta mencionar nada acerca de hacer la aproximación VOR/DME y sobre las tres fases de descenso que tenía que hacer, sino que estaba hablando con el primer oficial Canales sobre hacer una aproximación estándar mediante instrumentos a pesar de las malas condiciones que había entonces, cosa que al final accedió, pero con consecuencias desastrosas.


Otra cosa que se hallaron los investigadores fue de que a causa de la aproximación mediante instrumentos hecho por los pilotos, el aparato descendió inadvertidamente de la altitud establecida por la torre de control a causa del ángulo de ataque en que estaba, esto nunca lo supieron hasta el último momento.

Uno de los motores
(El Heraldo de Honduras).
Otro detalle del por qué el vuelo 414 no pudo sortear el terreno, se encontró que la configuración de la aeronave se hizo mucho antes de estar en la senda de llegadas, esto desde luego restó capacidad de respuesta cuando se hallaron con que estaban demasiado bajos como para poder recuperar la aeronave cuando las alertas de proximidad a tierra y perdida sonaron.


En cuanto a las condiciones físicas acerca de si estaban enfermos los pilotos, los exámenes médicos no hallaron nada comprometedor, aunque si se encontró de que el piloto quedo en estado anémico tras el accidente.


Cierto es que el mal clima jugó un papel importante, ya que la visibilidad estaba reducida hasta un punto y habían vientos cruzados al momento del accidente, pero la conducta de ambos pilotos fue muy cuestionada, ya que sus acciones conllevaron a la afectación del desempeño de su labor ante los mandos, provocando la muerte de 131 pasajeros.


El examen del aspecto mecánico del aparato que provenía de Continental Airlines en calidad de arriendo, arrojaba que no estaba en malas condiciones al momento de la tragedia a pesar de ser un aparato relativamente viejo, en el sentido estaba bien mantenido.


Al final, el comité que investigo el accidente dió su veredicto final: la causa del accidente fue un vuelo controlado contra el terreno, esa fue la primera causa, pero lo que siguió fue lapidario, casi todo el resto de la culpa recayó en el proceder negligente de los pilotos, ya que desobedecieron varias órdenes del controlador con el resultado que ya se conoce.


Monumento a las víctimas en el
sitio del desplome
(Foro CatrachoWings).
El accidente provoco que la opinión pública exigiera una explicación al respecto, tanto el capitán Raúl Argueta como el copiloto Reiniero Canales fueron detenidos, acusados y juzgados por homicidio culposo y negligencia, sin embargo, por alguna razón incomprensible el juicio no llegó a nada concluyente, acabarían siendo liberados, aquello fue un insulto a los familiares que habían perdido a seres queridos en esa tragedia.


En cuanto a TAN-SAHSA, aquel accidente significó literalmente su muerte como aerolínea, ya venía arrastrando grandes rezagos económicos, de hecho, ya cargaba con un terrible historial de accidentes aéreos, además de que tenía una mala administración que sacrificaba la seguridad por ingresos, y este triste evento, junto con otro accidente con un avión carguero de TAH-SAHSA en el mismo lugar y en circunstancias similares seis meses después y otros comprobados casos de corrupción, hicieron de que la aerolínea fuese cerrada para siempre en 1994.


Mientras tanto los familiares de las víctimas han erigido un monumento en el lugar de los hechos donde murieron sus parientes ese dia, está hecho de granito blanco y alrededor de él se encuentran varias estatuas de angeles, además de los nombres de las víctimas de aquel avionazo.







Investigación y colaboración especial de Rubén D.L Hurley.



Fuentes:

---Wikipedia, La Enciclopedia Libre versión en inglés.

---Aviation Safety Network.





Video:

---El primer es un mini-documental hecho por Cine Documentál Unitec, el segundo es un memorial independiente, tomados de YouTube.com



video
video




1 comentario:

  1. Criminales y ademas piloteando ebrios, desde la madrugada de aquel triste dia del 21 de Octubre, 1989. Bebia licor, el Capitan Argueta en San Jose de Costa Rica. Lo escuche de testigos sobrevientes en la Florida USA 15 an~os despues. Huyeron para salvar sus vidas, por la ira de familiares con poder en Honduras. Raul Argueta, quiza aun vive en Haliah, FL. sin piernas y sin haber nunca pedido perdon por tanto dolor causado por irresponsable. En ese vuelo murio mi esposa.

    ResponderEliminar